PALABRA

_________________________________________________

___________________________________________________

____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_______________________________________________________

_______________________________________________________

______________________________________________________

____________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________


_____________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________


________________________________________________________________________________

_______________________________________________________________________________

______________________________________________

Te haré descansar

“Vemos nuestras míseras provisiones y no vemos a Aquel  que puede alimentar a cinco mil hambrientos. Nos quedamos con los oscuros viernes de la crucifixión y nos perdemos los brillantes domingos de resurrección. ¡Cambie de enfoque y relájese!”

Yo le diré las consecuencias de la carga; usted adivine la causa:

• Aflige a 70 millones de americanos y causa 38 mil muertes cada año.

• La condición cuesta anualmente a Estados Unidos unos $70 mil millones en productividad.

• La sufren los adolescentes. Los estudios muestran que el 64% de ellos la culpan por el bajo rendimiento escolar.

• Los adultos la sufren. Los investigadores dicen que los casos más graves se encuentran entre los treinta y los cuarenta años.

• Los adultos mayores se ven afectados por ella. Un estudio sugiere que la condición impacta al 50% de la población superior a los sesenta y cinco años.

• El tratamiento incluye desde enjuagues bucales a té de hierbas y medicinas.

¿Tiene idea de lo que se describe en el párrafo anterior? ¿Abuso químico? ¿Divorcio? ¿Sermones largos? Ninguna de las respuestas es correcta, aunque la última tiene cierta lógica. La respuesta les puede sorprender: El insomnio. América no puede dormir. La mayor parte de mi vida me reía secretamente ante el pensamiento de tener dificultades para dormir. Mi problema no era dormirme. Era mantenerme despierto. Hace unos años, una noche me acosté, cerré los ojos y nada pasó. No me podía dormir. En vez de bajar la velocidad gradualmente para quedar en neutro, mi mente parecía haber enganchado una velocidad alta. Mil y una obligaciones me venían a los pensamientos. Pasó la medianoche y aún estaba despierto. Tomé un poco de leche y volví a la cama. Todavía estaba despierto. Desperté a Denalyn, usando la estrella de las preguntas tontas: «¿Estás despierta?» Me dijo que dejara de pensar cosas. Así lo hice. Dejé de pensar en cosas y me dediqué a pensar en personas. Mientras pensaba en ellas pensaba en lo que estarían haciendo. Ellas dormían. Eso me enojaba y me mantenía despierto. Finalmente, en algún punto, en horas de la mañana, tras haberme iniciado en la fraternidad de los 70 millones de americanos insomnes, me dormí. Nunca más me reí de las dificultades para dormir. Tampoco cuestiono la inclusión del versículo sobre el reposo en el Salmo 23 .

Las personas con demasiado trabajo y poco sueño van al lugar de reclamo del equipaje de la vida y recogen el bolso del cansancio. Uno no lo carga. No se lo cuelga del hombro para caminar por la calle. Lo arrastra como lo haría con un obstinado perro San Bernardo. El tedio cansa.

¿Por qué estamos tan cansados? ¿Ha leído el periódico recientemente? Añoramos la vida de Huck y Tom en el río Mississippi, pero nos vemos navegando en las aguas espumosas del río Grande. Desvíos en el río. Rocas en el agua. Ataques al corazón, deslealtades, deudas y batallas por la custodia de los hijos. Huck y Tom no tenían que enfrentar tales cosas. Nosotros sí, y nos mantienen desvelados. Puesto que no podemos dormir, tenemos un problema adicional.

Nuestros cuerpos están cansados. Piénselo. Si 70 millones de americanos no duermen lo necesario, ¿qué significa? Que un tercio del país se duerme en el trabajo, toma siesta en las clases o se duerme en el volante. (Mil quinientas muertes en la carretera se atribuyen a camioneros soñolientos.) Algunos cabecean mientras leen libros de Lucado. (Difícil de entender, lo sé). Diariamente se consumen treinta toneladas de aspirinas, pastillas para dormir y tranquilizantes. El medidor de energía en el tablero de mandos de nuestra cabeza marca vacío.

Si invitáramos a un extraterrestre a resolver el problema, sugeriría una simple solución: todo el mundo a dormir. Nos reiríamos de él. No entiende nuestro modo de trabajar. De veras, no entiende nuestro modo de trabajar. Trabajamos arduamente. Hay que ganar dinero. Hay títulos que alcanzar. Hay escaleras que subir. Según nuestra mentalidad, estar bien ocupado es estar a un paso de la santidad. Idealizamos a Tomás Edison, quien decía que podía vivir con quince minutos de sueño. Y por el contrario nos olvidamos de Albert Einstein, que promediaba once horas de sueño por noche. En 1910 los americanos dormían nueve horas por noche; en la actualidad dormimos siete y nos enorgullecemos de ello. Tenemos la mente cansada. Tenemos el cuerpo cansado. Pero, lo que es peor, tenemos el alma cansada.

Somos criaturas eternas y nos hacemos preguntas eternas: ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Qué es bueno? ¿Qué es malo? ¿Hay vida más allá de la muerte? Estas son preguntas fundamentales para el alma. Si las dejamos sin responder, tales preguntas nos robarán el descanso.

Sólo otra criatura viviente tiene tanto problema para descansar como nosotros. No los perros. Estos dormitan. Ni los osos. Estos hibernan. Los gatos inventaron las siestas breves, y las marmotas duermen veinte horas diarias. (Creo que tenía una marmota de compañero de cuarto en el segundo año de la universidad.) La mayoría de los animales saben descansar. Hay una excepción. Tales criaturas son lanudas, tienen poca inteligencia y son lentas. No, no se trata de los maridos en un día sábado. ¡Se trata de las ovejas! La oveja no duerme.

Para que la oveja duerma todo tiene que estar bien. Que no haya depredadores. No puede haber tensiones en el ganado ni insectos en el aire. No debe tener sensación de hambre en el vientre. Todo tiene que andar bien.

Desafortunadamente la oveja no puede hallar lugares de delicados pastos, ni puede rociar insecticida, ni tratar las fricciones personales, ni hallar alimento. Necesitan ayuda. Necesitan un pastor que las «guíe» y las ayude a «descansar en lugares de delicados pastos». Sin un pastor no pueden descansar.

Nosotros tampoco podemos hacerlo sin un pastor.

En el versículo dos del Salmo 23 , el poeta David se convierte en David el artista. Su pluma se convierte en pincel, su pergamino en lienzo y sus palabras pintan un cuadro. Un rebaño de ovejas echadas sobre sus patas dobladas rodea al pastor. Los vientres de las ovejas descansan en el pasto largo. A un costado hay una laguna quieta, al otro hay un pastor que vigila. «En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará» ( Salmo 23.2 ).

Note los dos pronombres que preceden a los verbos: Me hará … me pastoreará ¿Cuál es el sujeto activo? ¿Quién está a cargo? El pastor. Los pastores eligen el camino y preparan los pastos. La tarea de la oveja (nuestra tarea) es mirar al pastor. Con los ojos puestos en nuestro Pastor, podremos dormir. «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera» ( Isaías 26.3 ).

¿Puedo mostrarle algo? Busque el final de este libro y hallará una página en blanco. Cuando la mira, ¿qué ve? Lo que ve es un pedazo de papel en blanco. Ahora ponga un punto en el centro de la hoja. Mire nuevamente. ¿Qué ve? Ve el punto, ¿no es así? ¿No es ese su problema? Dejamos que las marcas negras eclipsen nuestro espacio blanco. Vemos las olas en lugar de al Salvador que camina sobre ellas. Vemos nuestras míseras provisiones y no vemos a Aquel que puede alimentar a cinco mil hambrientos. Nos quedamos con los oscuros viernes de la crucifixión y nos perdemos los brillantes domingos de resurrección.

 

Cambie de enfoque y relájese.

¡Y mientras lo hace, cambie de programa y descanse!

Mi esposa se encontró con una amiga en una cafetería. Las dos entraron al estacionamiento al mismo tiempo. Cuando salió de su coche, Denalyn vio a su amiga que le hacía señas. Pensó que le decía algo, pero no pudo oír palabra alguna. Un martillo neumático rompía el pavimento a corta distancia. Caminó hacia su amiga, que, como supo luego, sólo la saludaba, y ambas entraron en la cafetería.

Llegado el momento de irse, mi esposa no logró encontrar sus llaves. Buscó en su cartea, en el suelo, en el coche de su amiga. Finalmente cuando llegó al coche, allí estaban. No sólo estaban en la cerradura del contacto, el motor estaba funcionando. Había estado funcionando todo el tiempo que ella y su amiga habían estado en el café. Denalyn culpa al ruido. «Había tanto ruido, que olvidé apagar el motor».

El mundo se comporta de esa forma. La vida se puede hacer tan ruidosa que olvidamos apagarla. Quizás se deba a eso que Dios pone un énfasis tan grande en el reposo en los Diez Mandamientos.

Puesto que hizo tan bien el ejercicio, hagamos otro. De las diez declaraciones grabadas en las tablas de piedra, ¿cuál ocupa más espacio? ¿El adulterio? ¿El homicidio? ¿El robo? Uno tiende a pensar así. Cada uno de ellos merece que se le dé espacio. Pero es curioso: estos mandamientos son un tributo a la brevedad. Dios necesitó sólo tres palabras en castellano para condenar el adulterio y sólo dos para denunciar el robo y el homicidio. Pero cuando se llegó al tema del reposo, no bastó una oración.

«Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó» ( Éxodo 20.8–11 ).

Dios nos conoce muy bien. Podemos ver al dueño de la tienda que al leer este versículo piensa: «Pero alguien tiene que trabajar ese día. Si yo no lo hago, lo tiene que hacer mi hijo». Pero Dios dice, ni tu hijo . «Entonces lo hará mi hija». Ni tu hija. «Entonces un empleado». Ninguno de ellos. «Pienso que tendré que mandar mi vaca para que atienda el negocio, o quizás encontraré algún extranjero que me ayude». No. Dios dice no. Un día de la semana dirás no al trabajo y sí al culto. Te detendrás, te sentarás y te recostarás para descansar.

Aún objetamos: «Pero … pero … pero … ¿quién se hará cargo de la tienda?» «¿Y mis calificaciones?» «No he alcanzado mi cuota de ventas». Ofrecemos una razón tras otra, pero Dios las acalla todas con un conmovedor recordatorio: «Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día». El mensaje de Dios es claro: «Si la creación no sucumbió cuando reposé, no sucumbirá cuando reposes».

Repita conmigo estas palabras: No es mía la tarea de hacer funcionar al mundo.

Hace algo más de un siglo, Charles Spurgeon dio este consejo a sus estudiantes:

«Aun las bestias de carga necesitan que se les suelte a pacer de vez en cuando; el mar mismo se detiene en el flujo y reflujo; la tierra guarda sus reposos durante los meses de invierno; y el hombre, aun cuando es exaltado al rango de embajador de Dios, debe descansar o desmayará, debe limpiar la mecha de su lámpara o alumbrará mal, debe recuperar su vigor o envejecerá prematuramente … A la larga haremos más haciendo menos».

El arco no puede siempre curvarse sin temor de que se rompa. Para que un campo dé fruto, de vez en cuando debe permanecer en barbecho. Para que tenga salud, debe descansar. Baje la velocidad y Dios lo sanará. Traerá reposo a su alma, a su cuerpo y a casi todo su ser. Le guiará a lugares de delicados pastos.

Los pastos verdes no eran el paisaje natural de Judea. Las colinas de Belén donde David cuidaba su rebaño no eran fértiles ni verdes. Aún en la actualidad son casi desérticas. Los pastos verdes de Judea se deben al trabajo de algunos pastores. Han limpiado el terreno áspero y rocoso. Han quitado los tocones y las han quemado junto con la maleza. Riego, cultivo. Ese es el trabajo de un pastor.

Por eso cuando David dice «en lugares de delicados pastos me hará descansar», en realidad dice: «Mi pastor me hace descansar en su obra terminada». Con sus manos horadadas, Jesús creó una pradera para el alma. Arrancó los espinosos arbustos de la condenación. Arrancó los enormes peñascos del pecado. En su lugar puso simiente de gracia y cavó lagunas de misericordia.

Y nos invita a reposar allí. ¿Puede imaginarse la satisfacción en el corazón del pastor cuando, acabado el trabajo, ve a sus ovejas descansando en lugares de delicados pastos?   

¿Puede imaginar la satisfacción en el corazón de Dios cuando hacemos lo mismo? Sus pastos son su don para nosotros. No son pastos que hemos cultivado. Tampoco son pastos que merecemos. Son un don de Dios. «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios» ( Efesios 2.8 ).

En un mundo difícil debido al fracaso humano, hay una tierra en que verdea su divina misericordia. Su Pastor le invita a ir allá. Quiere que se recueste, que se hunda hasta quedar oculto en los altos pastos de su amor. Allí encontrará descanso.

 

Por Max Lucado – Store

__________________________

Aún es tiempo

Desde su concepción Sansón era un milagro de Dios, hijo de una mujer que era estéril pero que por gracia de Dios se le concedió el privilegio de ser madre. Un ángel se le apareció para y le dio la noticia y junto con la noticia las instrucciones que tenía que seguir para ese bebe que llevaría en su vientre y al cual cuidaría.

La instrucción fue clara: “Entonces el ángel del SEÑOR se le apareció a la esposa de Manoa y le dijo: «Aunque no has podido tener hijos, pronto quedarás embarazada y darás a luz un hijo varón. Así que ten cuidado; no debes beber vino ni ninguna otra bebida alcohólica ni comer ninguno de los alimentos prohibidos. Quedarás embarazada y darás a luz un hijo, a quien jamás se le debe cortar el cabello. Pues él será consagrado a Dios como nazareo desde su nacimiento. Él comenzará a rescatar a Israel de manos de los filisteos».” Jueces 13:3-5 (Nueva Traducción Viviente)

Sansón creció y se convirtió en un hombre al cual Dios uso para liberar a su pueblo de la esclavitud de pueblos paganos. Fue así como Dios comenzó a cumplir el propósito por el cual Sansón nació.

En la vida de Sansón hubieron muchos episodios de los que podemos tomar enseñanza, pero en especial hoy quiero referirme a la historia más conocido, su romance con una mujer llamada Dalila.

Sansón tenía un problema con el amor, no era la primera vez que se enamoraba, era un hombre un poco inconstante respecto a sus sentimientos, y en muchas ocasiones tomo decisiones equivocadas, la última de ellas: Enamorarse de Dalila. “Después Sansón se enamoró de una mujer llamada Dalila, que vivía en el valle de Sorec” Jueces 16:4 (Traducción en lenguaje actual).

Sansón era un hombre con una fuerza sobrenatural, la Biblia no describe en sí que Sansón fuera un hombre muy alto o que tuviera unos músculos muy grandes, simplemente lo describe como un hombre con una fuerza sobrenatural, que no provenía de su altura, o de su musculatura, sino de la presencia de Dios sobre su vida.

Sansón lo sabía, él sabía que no era un hombre común y corriente, él sabía que había venido por medio de un milagro de Dios, que había sido criado para ser un libertador de su pueblo, su larga cabellera le recordaba cada día que tenía un voto delante de Dios, un voto de ser santo y apartado, pero que en muchas ocasiones no había cumplido.

Hoy se enamora del enemigo, una mujer como Dalila que realmente no amaba en lo más mínimo a Sansón, una mujer fiel a su pueblo y que lo único que quería era conseguir la respuesta de cómo vencer a Sansón. “Los jefes filisteos le fueron a decir a ella: «Engaña a Sansón, y averigua el secreto de su gran fuerza. Necesitamos saber cómo vencerlo y atarlo para mantenerlo bajo nuestro poder. Si logras averiguarlo, cada uno de nosotros te dará más de mil monedas de plata»” Jueces 16:5 (Traducción en lenguaje actual).

La ingenuidad de Sansón lo llevaba a visitar frecuentemente a Dalila, esa mujer tenía un objetivo definido, ella encontraría de cualquier forma la respuesta del cómo poder vencerlo. Por lo cual insistía en su pregunta: “Cuando Sansón fue a visitarla, Dalila le preguntó: —¿Cuál es el secreto de tu gran fuerza? ¿Cómo se te puede atar sin que te liberes?” Jueces 16:6 (Traducción en lenguaje actual).

En dos ocasiones Sansón había engañado a Dalila diciéndole falsamente la respuesta que ella buscaba. Ella reaccionaba de esta manera: “Dalila le dijo a Sansón: —¡Volviste a engañarme! ¿Por qué insistes en mentirme? Por favor, dime, ¿qué hay que hacer para sujetarte?” Jueces 16:13a (Traducción en lenguaje actual).

Sansón comenzó a jugar con el pecado, quizá para él era un simple juego, no creo que por su mente pasaba la idea de darle la respuesta correcta a esa mujer. Mucho la podía querer o estar enamorado de ella, pero no se atrevería a confesar el secreto de su fuerza, porque de ello dependía su vida, por esa razón la había engañado dos veces.

La tercera vez que Dalila le pregunta cuál era el secreto de su fuerza, Sansón comenzó a dar pistas verdaderas, el dijo: “Sansón le contestó: —Si tomas las siete trenzas de mi cabello y las entretejes entre los hilos de ese telar, y luego sujetas el telar fuertemente al suelo con estacas, perderé mi fuerza y seré como cualquier otro hombre” Jueces 16:13b (Traducción en lenguaje actual).

Esta vez la respuesta de Sansón fue un poco más allá, el dijo: “Si tomas las siete trenzas de mi cabello”, aunque no había dicho la respuesta correcta, ya estaba muy cerca de decirla.

Lo que estaba sucediendo a Sansón es lo que muchas veces nos sucede a nosotros, no necesariamente vamos a ir directo a fallar en aquello que creíamos controlado, ¡No!, hay momentos en los que progresivamente vamos accediendo a aquello que lejos de ser de bendición para nosotros, nos puede destruir.

¿Cuántos de nosotros progresivamente hemos ido cediendo a la presión del mundo o a la presión del pecado?, sin darnos cuenta vamos poco a poco descubriendo nuestro corazón y nuestro punto débil del cual el enemigo seguramente querrá aprovecharse.

La tercer respuesta de Sansón pese a que tenía que ver con su cabello, no resulto, entonces Dalila recurrió al punto más débil de Sansón, sus sentimientos: “Entonces Dalila exclamó: —¿Cómo puedes decir que me amas, si me sigues engañando? ¡Ya es la tercera vez que te burlas de mí, y todavía no me dices cuál es el secreto de tu gran fuerza!” Jueces 16:15     (Traducción en lenguaje actual).

Sansón cedió a la presión, sus sentimientos que en muchas veces lo habían llevado a tener problemas, sucumbieron nuevamente ante la mujer que él creía amar. “Entonces finalmente Sansón le reveló su secreto: «Nunca se me ha cortado el cabello —le confesó—, porque fui consagrado a Dios como nazareo desde mi nacimiento. Si me raparan la cabeza, perdería la fuerza, y me volvería tan débil como cualquier otro hombre»” Jueces 16:17 (Nueva Traducción Viviente)

Dalia comprendió que esta vez Sansón le había dicho la verdad, ella pudo sentir su sinceridad, así que maquino todo el plan, durmió a Sansón mientras lo acariciaba, mando a llamar a un barbero, le quitaron sus trenzas y todo su cabello y ahora era el momento de probar que tan fuerte era ese hombre, así que mando a llamar a los Filisteos.

La Biblia narra lo siguiente: “Entonces ella gritó: «¡Sansón! ¡Los filisteos han venido a capturarte!». Cuando se despertó, pensó: «Haré como antes y enseguida me liberaré»; pero no se daba cuenta de que el SEÑOR lo había abandonado” Jueces 16:20 (Nueva Traducción Viviente).

Sansón pensó: “Haré como antes y en seguida me liberaré”.

¿Cuántas veces nosotros hemos vivido esa historia?, ¿Cuántas veces hemos salido de esos problemas que nos hemos metido, por pura misericordia de Dios?, ¿Cuántas veces hemos jugado con el pecado pensando que todo estará bien, como todas las veces que nos a ido bien?

Si bien es cierto, tenemos un Dios grande en Misericordia y tardo en la ira, no quiere decir que no nos llegara nuestro momento de rendir cuentas, cuando un día no resulte como nosotros pensamos que iba a resultar.

Si tu eres un persona, que últimamente has estado haciendo cosas incorrectas, y a pesar que sabes que no lo tienes que hacer sigues haciéndolo sin tener la mínima intención de parar de hacerlo y crees que no te ira mal porque Dios siempre ha estado contigo, entonces: ¡Cuidado!, tu puedes ser un prospecto para que en tu momento las cosas no salgan como siempre han salido.

Hablo de que no puedes acomodarte al hecho de que Dios te ha respaldado todo este tiempo a pesar de tu pecado, o de tu falta de comunión, si a pesar de la vida desordenada que has llevado Dios te ha ayudado y quizá respaldado en algunas cosas, entonces: ¡Gloria a Dios!, porque su misericordia aun esta sobre tu vida, pero, ¿Qué te hace pensar que todo el tiempo será igual?, ¿Qué te hace pensar que ese pecado no te llevara a la derrota si no haces nada por dejarlo?, ¿Qué te hace pensar que si sigues jugando con Dios, no llegara tu momento de pagar factura?

Sansón olvido por un momento el objetivo por el cual había nacido, se dejo guiar por sus sentimientos engañosos, quizá creyó que en el amor de una mujer iba a encontrar todo lo que necesitaba, pero más allá de todo eso había un propósito por el cual Dios lo había traído a este mundo, y él lo había olvidado, enfocándose en cosas vanas.

Su larga cabellera era un recordatorio que tenía que ser fiel a Dios y servirle, sin embargo se acostumbro a llevarla siempre y se olvido del significado que tenía. Su fuerza no dependía de su cuerpo o de lo bueno que él era, sino de Dios mismo. Su cabello tampoco era su fuerza, sino un símbolo de un pacto con Dios, sin embargo, al descubrir su secreto inconscientemente también estaba renunciando a su voto y al pacto, en pocas palabras estaba dejando todo lo que lo había hecho ser ese hombre libertador, por algo que nunca fue.

¿Cuántas veces hemos estado dispuestos a dejar todo lo que Dios nos ha dado por algo que nunca fue?, ¿Cuántas veces hemos renunciado a Dios para buscar algo que creemos que nos hará feliz?, ¿Cuántas veces hemos olvidado el pacto de santidad que hemos hecho con Dios?

La Biblia dice: “Así que los filisteos lo capturaron y le sacaron los ojos. Se lo llevaron a Gaza, donde lo ataron con cadenas de bronce y lo obligaron a moler grano en la prisión. Pero en poco tiempo, el cabello comenzó a crecerle otra vez” Jueces 16:21-22 (Nueva Traducción Viviente).

Es obvio que si tomas malas decisiones y descubres tu corazón al pecado, renunciando al respaldo de Dios, el resultado será muy malo. Sansón después de ser un guerrero temido, un libertador, se convirtió en un ciego que hacia el trabajo de animales, que divertía a todos en el palacio, porque lo llevaban para burlarse de él.

Es increíble como una persona usada por Dios puede convertirse en un burla para los que no conocen de Dios y eso se da porque en ocasiones queremos aprovecharnos de Dios, llevando una doble vida, queriendo aparentar santidad, pero viviendo en el puro pecado, sin tener la mínima intención de evitarlo o de buscar de Dios, creemos que podemos hacer lo que queremos con los dones y capacidades que Dios nos ha dado, olvidándonos que Él que te lo dio, es el único que se merece que lo uses para Él.

Estoy seguro que hay muchas personas que le sirven a Dios y que hoy están leyendo estas líneas, a ti te digo en especial:

Quizá no has estado llevando una vida tan agradable a Dios, quizá has estado haciendo algunas cosas que muy bien sabes que no tienes que hacer. Quizá hasta llegaste a un punto en donde te acostumbraste a hacer aquello que en un principio te era muy difícil hacer porque te sentías mal de fallar a Dios, mas ahora se ha convertido en algo cotidiano en ti. ¡No te aproveches de Dios!, quizá no has visto que las cosas te salgan mal, pero no es porque Dios este de acuerdo con lo malo que haces, sino porque Él está teniendo misericordia de ti, esperando a que te arrepientas lo más pronto posible de ese error que estas cometiendo. No juegues con el pecado, no creas que siempre saldrás de esa, ¿Qué pasaría si las cosas no salen como siempre han salido?, ¿Estarías dispuesto a perder la protección y respaldo de Dios por algo que no vale más que Dios?

Hoy te digo a ti directamente: Arrepiéntete genuinamente delante de Dios, elimina todo aquello que se ha convertido en una atadura en tu vida, tú tienes de parte de Dios la capacidad de vencer, sobre todo tienes de su lado su respaldo, no pienses que no podrás, al contrario, deja que Dios te tome de la mano y junto a Él siempre vencerás, hoy es día de finalizar con todo aquello que te ha estado robando autoridad y que poco a poco te está llevando al fracaso, Dios no tendrá al injusto por justo, por lo que es necesario volvernos a Él.

La voluntad de Dios no es que suframos las malas consecuencias de nuestros errores, sino que nos arrepintamos a tiempo para evitar cosas más difíciles de sobrellevar. Hoy Dios quiere que cada uno de nosotros nos volvamos a Él, que respetemos su presencia y su servicio, que reconozcamos que si algún talento o don especial tenemos es por Él y solo para Él, ninguno de nosotros somos lo que somos por lo bueno que seamos, sino porque Dios ha tenido a bien hacer cosas maravillosas en nuestra vida.

No terminemos ciegos, no termines haciendo el trabajo de animales o sirviendo de diversión a los que no tienen a Dios, al contrario, vivamos cada día con la única intención de agradarlo, no nos cansemos de intentarlo, si fallamos, volvamos e intentémoslo nuevamente, pero que Dios al ver nuestro corazón vea que realmente lo amamos sobre cualquier cosa y que anhelamos agradarlo en todo lo que hacemos.

Dios es tan lindo que hoy quiere que reconozcas tu estado delante de Él, que reconozcas tus errores, pero sobre todo que vuelvas a Él como aquel siervo o sierva que en un principio fuiste, ¿Sabes por qué?

Porque aún es tiempo

Por Enrique Monterroza

__________________________

Él es amor y es bueno

Es impactante ver como hay tanta desinformación en la actualidad sobre nuestro Dios. Hay quienes afirman cosas que no saben y hay otros que simplemente repiten cosas que otros dicen, pero la verdad es que muy pocos se informan bien sobre quien en realidad es El Señor nuestro Dios.

Hay quienes afirman que el Dios nuestro del que habla la biblia y el Dios del Islam “Alá o Allah” son el mismo y que simplemente son interpretaciones diferentes de pueblos y culturas diferentes de la misma deidad pero esto no es así, si bien es cierto Allah significa Dios en árabe, la biblia nos enseña que Dios es amor y entre los atributos que se le otorgan a Allah en el Corán el cual es el libro sagrado del Islam el Amor no es uno de los atributos de su Dios, sin embargo según la biblia la esencia misma de nuestro Dios es el amor de ahí que entre las dos deidades hay una enorme diferencia, por lo tanto no son el mismo.

    1 Juan 4:7-8 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

Dios es bueno, pero hay quienes afirman que nuestro Dios es un Dios malo y egoísta que permite el mal en el mundo y las desgracias y que se hace el desentendido de los problemas del ser humano. Cuando la verdad es que Dios desde el principio le dio la libertad al ser humano de escoger su camino lo cual desecha todo cargo de egoísmo puesto que no es un Dios arbitrario que se impone sobre el ser humano sino que deja que cada quien decida su camino incluso su relación con él y al final de cuentas de sus decisiones.

    Deuteronomio 30:15 Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal.

    Deuteronomio 30:19  A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra ustedes, que les he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

También el ser humano fue dotado de conciencia, sentido común e inteligencia para saber lo correcto y lo incorrecto y saber que todo lo que hace tiene una consecuencia, incluso Dios se tomó la molestia de hablar con el ser humano, se reveló a este y se dio a conocer como un Dios interesado en los diminutos problemas del ser humano dándoles incluso por escrito mandamientos y leyes tanto éticas como morales para reforzar estos dones innatos en el ser humano por lo que todo cargo de desentendimiento hacia la raza humana es falso.

    Tito 2:11

    Porque la gracia (el favor) de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.

Dios no necesita defensa y la intensión de este artículo no es abogar por Él pues Él es Santo y suficiente en poder, sino que la intención es dar bases de entendimiento para ayudar a erradicar la desinformación acerca de lo que se ha vuelto un mal popular y es desacreditar la imagen de Dios basado en fabulas y argumentos vacios. Muchas personas que hablan mal de Dios y de su palabra nunca se han tomado el tiempo ni de investigar sobre Él ni de leer su palabra, muchos lo único que tienen de conocimiento teológico son unas cuantas películas de Semana Santa llenas de errores fundamentales y tampoco se han tomado la molestia de leer los 66 libros de los que se compone toda la biblia, pero aun así la juzgan, la niegan y la desacreditan. Otros niegan categoricamente lo que la biblia habla pues afirman que ésta censura o señala temas morales delicados en la actualidad como la homosexualidad, el divorsio, las uniones libres entre otros, sin embargo esto no la aleja de la verdad si bien es cierto la biblia si habla, señala, exhorata y en casos censura aspectos relacionados a estos temas, hay que estudiar el contexto en el que se da y la razón del tema.

    Judas 1:10

    Pero éstos blasfeman de las cosas que no conocen; y en las que por instinto conocen se corrompen como animales irracionales.

El ser humano mata, roba, miente… etc. y esto no es culpa de Dios, si Dios hubiera querido crear gente robot que no tuviera ni voz ni voto y solo siguiera ordenes los hubiera hecho, pero en vez de eso creó a un ser maravilloso con conciencia, con inteligencia, con astucia, con dones, con ideas propias y lo más importante con decisión propia. Si usted sabe que usted crió bien a un hijo y le enseño lo que debía y le dio las herramientas para que este fuera un hombre de bien pero al final este se desenfrena por decisión propia y hace lo malo ¿Por qué ha de ser usted el culpable? La cárcel, las miserias y desgracias que este sufra serán el resultado de sus propias transgresiones y no el que usted haya permitido o querido esto. Lo mismo pasa con Dios, el nos dió lo necesario y nosotros no hemos hecho lo correcto.

    Génesis 4:7

    Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido? Pero, si no lo haces, el pecado está listo para dominarte.

Las hambres, guerras y desgracias que hay en el mundo tienen su origen en el ser humano y sus malas decisiones y culpamos a Dios de estas cosas como si hubiera sido Él el que decidió por nosotros ese camino. Otro error común es creer que Dios es como un bombero o un paramédico al cual llamamos cuando tenemos dificultades nada más, el ser humano incita a  guerras en las que mueren millones de personas y luego decimos cómo es posible que Dios permita esto, el ser humano tala bosques, destruye su ecosistema e irrumpe en el ciclo natural de la naturaleza y culpamos a Dios por el mal tiempo, inundaciones, sequías, hambrunas etc. El ser humano se intoxica con licor, drogas, cigarrillo, comidas inapropiadas, ritmos de vida incorrectos y culpamos a Dios por nuestra salud… La verdad es que de la manera en la que lo veamos Dios nos tiene nada que ver con nuestra desgracia más que nosotros mismos y al contrario de lo que muchos piensan el pasa ayudandonos y no complicandonos la existencia.

    Jeremías 5:24-26

    Jamás se pusieron a pensar: “Mostremos ya temor del Señor, nuestro Dios, que a su tiempo nos da la lluvia temprana y la tardía, y que nos respeta los tiempos establecidos para la siega.”  ¡Con sus iniquidades han impedido todo esto! ¡Con sus pecados han apartado de ustedes el bien!

    Isaías 65:2

    Todo el día tendí mis manos hacia un pueblo rebelde, un pueblo que va por mal camino y sigue sus propios pensamientos;  un pueblo que descaradamente me provoca todo el tiempo.

Si analizamos bien lo que sucede a nuestro alrededor Dios no ha hecho más que tratar de ayudarnos desde el principio y al mismo ha respetado su palabra y ha respetado nuestras decisiones. Él no ha violado nuestro derecho de escoger nuestro propio camino y no ha irrumpido bruscamente en la vida del ser humano basado en ese mismo decreto, pues si fuera así ninguno se salvaría y ya estuvieramos muertos. Si no fuera por la misericordia de Dios la biblia dice que ya todos hubiéramos sido consumidos:

    Lamentaciones 3:22

    Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.

Es importante que como creyentes tengamos claro quién es el Dios en el que creemos, lo que significa Él para nosotros y basados en su santa palabra saber cómo repeler los ataques de la ignorancia y  la desacreditación de muchos que tratan de opacar la inmensa obra de un Dios benevolente y enamorado de una raza que no le merece.

Recordemos que Dios es Amor primero que todo, que es un Dios justo y castiga el mal, que es un Dios misericordioso y paciente que perdona al arrepentido y que no desea el mal del ser humano sino más bien desea su salvación y su bienestar siempre.

    Jeremías 29:11

    Sólo yo sé los planes que tengo para ustedes. Son planes para su bien, y no para su mal, para que tengan un futuro lleno de esperanza.

Que el Señor nuestro Dios les guarde en todo momento y que su misericordia este con ustedes hasta el fin,

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan Carlos Sancho

____________________________

Aprende a elegir

Por Marcos Witt.

Les quiero contar una vivencia, algo que fue muy difícil, y el único deseo al compartírselo a ustedes es que cuando vivimos esa clase de cosas, es porque Dios tiene un plan para desarrollarlo en nosotros. Lo que tuve que aprender fue algo muy difícil que tiene que ver con el noviazgo y el matrimonio.

Tenía 21 años, estaba en el ministerio, pues empecé a los 19 años de edad. Era muy entusiasta, lleno de energía, con ganas de hacer las cosas. A los 17 años, empecé mi primera cruzada. Traje una película que se llama “La cruz y el puñal”, se convirtieron muchas personas. Estaba como todos a los 21 años, buscando quién es la persona que Dios tenía para mi vida, cómo era, dónde estaba. En ese entonces, dirigía un ministerio de jóvenes llamado Proyecto Juventud, tenía un ministerio de alcance juvenil, quería tener una cafetería cristiana donde servir donas y café. Venían muchachos de todos lados, entre ellos, muchos grupos de personas llamadas “cholos”, como las maras o pandillas juveniles. Yo me vestía de la misma forma que ellos, y alcancé a varios. En una oportunidad, frente a nuestra cafetería se pusieron dos bandos. Uno de ellos se refugió en nuestro café. En la acera del frente tenían botellas, piedras y estaban bastante enojados, molestos y mi grupo de jóvenes estaba en la entrada de la puerta. Nos pusimos todos a orar y Dios nos usó para traer conciliación. Una vez, estaba por la calle y fui abordado por uno de estos grupos, querían golpearme, pero uno de ellos me reconoció como la persona que regalaba donas y me dejaron ir.

He sido una persona muy inquieta y eso es un consejo que quiero darte. Si alguien trata de aplacarte, sólo diles: “Con permiso, tengo que vivir inquieto”. Dios ha puesto la inquietud en medio de profetas. Los que viven quietos, nunca cambian nada. No cambian su té de manzanilla, siempre lo ponen igual, como siempre, se comen la misma galletita de siempre, cierran las cortinas, se sientan en el mismo lugar de siempre; ese no eres tú. Tú eres un “cambia mundos”, y como tal, tienes que vivir inquieto, estar insatisfecho con lo que tienes ahora. No puedes estar satisfecho con tu forma de vida, con tu peinado. Cambia cada dos semanas, mientras lo puedas hacer, porque te llegarán los días en que no puedas hacer nada por tu cabello. Eres un “cambia mundos”, vive inquieto.

En mi equipo de trabajo, estaba una joven extraordinaria, fuera de serie, una conocedora de la Palabra, una mujer de oración, trabajadora, entregada al ministerio y muy guapa, teníamos una buena amistad. En una ocasión, fuimos a un evento donde había un profeta de Dios, había muchas personas y quiero decirte de preámbulo que creo en el poder de la profecía, hay algunas que se están cumpliendo al día de hoy, y otras, no se han cumplido aún. Creo en el don profético, y que Dios usa a profetas. En esa ocasión, estaba yo sentado escuchando cómo Dios usaba a esta persona y me maravillé. Un don profético que fluye es maravilloso. Esa tarde, una serie de circunstancias se dieron y después de la comida, estábamos sentados mi amiga y yo, y frente a nosotros estaba sentado el invitado. Tuvimos una conversación amena y no sé lo que empañó su visión al vernos juntos, pero esa tarde me llamó al frente para orar por mí, y me preguntó dónde estaba la joven con la que estaba comiendo. Entonces la llamó. Yo empecé a vivir lo que serían diez meses de confusión. Los papás de ella estaban en el público. Y empezó este hombre de Dios con este versículo: “El que halla esposa, encuentra la benevolencia de Dios”. Después de decir esto, era ya cuestión de elegir la fecha, pues él ya lo había profetizado. Creo en el don profético, pero sé que a veces los profetas mezclamos nuestra humanidad y nuestro conocimiento. Si usted tiene un conocimiento humano de algo, no profetice. La profecía es una confirmación de algo que Dios me ha dicho a mí.

Tengo que decirte que yo sí me sentía atraído a ella, me encantaba cómo se vestía, se peinaba, pero Dios no me había hablado nada acerca de casarme con ella. Los papás estaban en el público, encantados de la vida. Transcribieron la profecía, porque alguien tuvo a bien grabarla, y me pasaron una copia. Mi papá, que era uno de mis consejeros y con quien yo tenía mucha confianza, la leyó y me dijo: “El no es el que se tiene que casar con ella, sino tú, necesitas estar seguro que Dios está dirigiendo esto, y no porque te sientes comprometido por la profecía. ¿Por qué te vas a casar con ella?”. Le respondí que tenía un espíritu de intercesión, conocía la Biblia, etc. Pero todas esas eran razones equivocadas para casarme. Pensaba que me iba a servir para el ministerio, que era organizada, sabía mover gente, pero todo eso no debe ser la razón para casarte. Entonces, me preguntó si estaba enamorado de ella, si aguantaba con la posibilidad de vivir sin ella, sin estar a su lado. Mi padre me dijo que orara. Esta conversación la tuve con él después de meses de consternación, porque yo quería amarla, pero no había esa chispa adentro.

Después de nueve meses de una frustración interior muy fuerte, finalmente tomé la decisión que no estaba enamorado de ella, y que me estaba casando por todas las razones equivocadas. Teníamos una fecha, ella estaba viendo vestidos, yo no. Yo estaba mal, y después de un rato, tomé la decisión de pasar días, los que fueran necesarios orando y ayunando, separado de ella. Resultaron ser diez días. Al final de este tiempo, yo tenía una Palabra clara. A través de una profecía, Dios me habló. Él usó esa experiencia para que me cuide mucho cuando uso la voz de Dios para hablarle a la gente. Si usted es receptor de una palabra profética, asegúrese de una cosa en especial: que le haya hablado algo a su espíritu. Una palabra de profecía tiene que venir a ser confirmación de algo que Dios te ha dicho. Si yo hubiera estado enamorado de ella, si hubiera estado visionando mi vida con ella, eso hubiera sido una confirmación de lo que Dios estaba haciendo. Después de ese ayuno, me levanté y me fui a la casa de mi prometida, me senté con ella y su familia; les di la noticia. No tengo planes de casarme con su hija. Quizás haya alguien que haya vivido eso, es muy difícil. La mamá empezó a llorar, luego mi novia, y el papá estaba muy callado, molesto. Ahí empezó una etapa que duró tres años de dolor, confusión, reclamo. Tuve que vivir esa experiencia por alguna razón, todavía no entiendo bien porqué. Me enseñó muchas cosas, entre ellas, a no tomar decisiones en base a motivaciones incorrectas. Si algo necesitas anotar, es eso. Tus motivaciones deben ser las correctas en todas las relaciones.

Escuché a los predicadores hacerles preguntas sobre porqué están en las relaciones que están. ¿Porque tiene una cara bonita? Eso no es lo que te sostendrá en el día difícil. Recuerdo la historia del joven recién salido de la escuela bíblica, y estaba entre dos jovencitas. Una preciosa de ojos verdes, pero no daba una, no sabía la Biblia, no sabía organizar nada, lo único que tenía era una sonrisa y unos pechos impresionantes. Del otro lado, estaba Gloria, una muchachita buena gente, con buena personalidad, carácter, conocía la Palabra de Dios, sabía tocar el piano y tenía una voz angelical, pero al momento de mirarla, ella no era muy linda. En ese momento, el predicador decidió ser práctico, y se casó con Gloria, pues ella lo ayudaría en el ministerio. Al día siguiente, la ve en la cama, con el pelo parado, el maquillaje se le había ido, las pestañas estaban colgando, y lo único que se le ocurrió decir es “Canta, Gloria, canta”. ¿Por qué te estás enamorando de esa chica? ¿Cuáles son tus motivaciones al necesitar una novia? Muchos chicos la necesitan para que todos los demás digan: “Qué tremendo ese hermano”. Esa es la motivación incorrecta para una relación. ¿Cómo vivimos nosotros el día de hoy? ¿Eres uno de aquellos que cree que tiene que picar de flor en flor? ¿Eres uno de los que entra al súper, y mayuga a todas las frutas que están ahí? Se te olvida que es de alguien, hija de alguien. ¿Cómo la estás tratando? Yo me estaba casando por las razones equivocadas, confundido por una profecía equivocada. Han pasado 24 años de esa profecía y te puedo decir mirando para atrás, que le doy tantas gracias a Dios que tuve la fuerza de voluntad suficiente para sentarme en la sala de mis posibles suegros a plantearles la situación.

Ahora tengo 21 años casado con una gran mujer que se llama Miriam. Nos conocimos por casualidad. Fui a su iglesia y ella era la directora de alabanza. Estando ahí, ella se quitó los zapatos para poder danzar. Cuando vi esa acción, dije: “Esta es una mujer que no le importa lo que piensa la gente con tal de expresarse a Dios”. Ella está más interesada en Dios que en la opinión pública. Una mujer que está muy preocupada de la opinión pública, puede ser problemática. Si tu novio está más preocupado de lo que otros piensan de él, en lugar de hacer la voluntad de Dios para su vida, estás en problemas. Porque a la hora de que tenga que tomar una decisión para su hogar, estará más preocupado por otras cosas. Tú necesitas un hombre que tome liderazgo, que sea sacerdote en su casa. La Biblia dice: Mi casa y yo serviremos a Jehová, y eso lo dijo de un hombre. No estoy minimizando el papel de la mujer, porque la mujer debe decir: “Amén, yo estoy contigo”.

Me encontré con una mujer tan segura de sí misma y de su relación con Dios, que no lo piensa dos veces para decirme lo que está pensando. Y Dios sabe que yo necesitaba una mujer de esas. Los que conocen a mi esposa saben que es una mujer calladita, pero cuando habla… “Ay, Dios mío”. Muchachos, si se quiere casar con una niña que siempre está “si mi amor, que lindo, mi amor, lo que usted diga”. Al rato, ese muchacho te va a meter en problemas, porque no tuviste la libertad de decirle “no, mi amor”. Yo tengo una esposa que me sabe decir: “No, mi amor”. Me respeta mucho, pero sabe decirme lo que está pensando. ¿Le puedes abrir tu corazón a tu novio o novia? Si tienes un novio que cree que él es el único que piensa, bótalo ya.

No hay una sola mujer que quiera ser vista como objeto. Todas son mujeres de Dios, con dones, son “cambia mundos”, saben hablar, sentir, tienen visiones, sueños, tienen palabra profética, tienen el fuego del Espíritu Santo y van a cambiar su mundo. Sentado ahí a lado tuyo está una chica que será la mamá de uno de los próximos pastores de este país. Posiblemente, está la futura mamá de un presidente de este país. Trátenla con respeto, con clase, con altura. Basta de esos muchachos que sólo buscan una figura que tocar. Busca a alguien que te sepa decir lo que está pensando, con ternura.

Lo segundo, búscate a una chica que no se burle de tus sueños y visiones. Los hombres somos soñadores. Dios lo hizo conquistador por naturaleza. Te puso adentro el espíritu de conquistador. Nuestro deseo en la vida es conquistar, tomar tierra, terreno. Te hizo agresivo por naturaleza, pero la agresión que puso dentro de ti fue para proteger a tu familia y conquistar terreno, pero la utilizamos para una cantidad de otras cosas. El te hizo así para proteger a tu familia. Por ejemplo, cuando Adán tuvo que haber sido más agresivo que nunca, estaba dormido cuando entró la serpiente. Dios te hizo agresivo, conquistador, soñador.

Cuando tenía 18 años, estábamos en una fila para entrar en un concierto con una hermanita bien parecida. Yo no tenía mucho dinero, pero la saqué, la invité a comer y me quedé sin presupuesto ese mes. Estábamos ahí cuando me salió algo de aquí adentro, no sé que fue, tal vez era parte de la impulsividad de joven. Le dije: “Sabes que, yo creo que algún día va haber gente que haga fila para mis conciertos”. ¿Saben cómo reaccionó ella? Se burló, se rió. Cuando lo hizo, sentí un dolor en mi corazón muy profundo y tomé una decisión en ese instante. Pensé: “Este concierto lo vas a gozar, pero será el último al que yo te invite”. Nunca más salí con ella, porque una mujer que se burla de tus sueños, es peligrosa.

He tenido muchos sueños que son “burlables”, pero mi esposa nunca se ha burlado. Muchachos, ojalá tu amiga especial, tu novia, tu comprometida sea una mujer que no se burle de tus sueños. Muchacha, búscate alguien que sueñe, porque si no lo hace, estás con un poste.

Años después, estaba yo en Chile en el estadio nacional, que le caben como 75 mil personas. Entró el jefe de los edecanes casi llorando y me dijo: “Le tengo que compartir algo; la fila de gente era tan grande que salí a ver a dónde quedaba el final de la fila, subí a mi automóvil a ver si podía encontrar el final, manejé cuatro cuadras y media (medio kilómetro). ¡Qué privilegio!”. Y cuando me lo estaba diciendo, me acordé de la hermanita aquella que se burló.

Si permaneces enamorado de Dios y Él es la brújula de tu vida, El va a guiar tus pasos. No olvido el día que conocí a Miriam. Mi abuela siempre me había dicho: “Todos tenemos un discernidor, y en el momento que conozcas a la indicada, lo vas a saber”. La noche que la conocí, hablamos hasta las tres de la mañana, sentí que la había conocido de toda la vida. Esa noche supe que ella sería mi esposa. Al otro día, le hablé a mi abuela y le dije: “Tenía razón, la conocí”. Veintiún años después, Miriam y yo tenemos una amistad profunda.

Muchos de ustedes que tienen 16 años, que llegan al momento de su pico sexual, que tu testosterona está al máximo, te voy a decir algo: La relación duradera con tu compañera de vida, es algo que supera el sexo. La amistad que gozo con ella, supera eso, es comunión, es dar la vida por ella. Llega el momento en que puedes decir: “Daría mi vida por ella”, porque hay un compromiso tan profundo que supera lo sexual. A una muchacha se le hace fácil creer lo que estoy diciendo ahora, porque las mujeres llegan a su cima sexual a los 39 años. Hay cosas que van a sostener tu amistad y tu matrimonio que son mucho más poderosas que el sexo.

Mi último consejo es que entiendas que somos tridimensionales: alma, cuerpo y espíritu. El cuerpo es lo más temporal de nuestra existencia; lo eterno es nuestro espíritu. La relación con tu amigo, amiga o novio necesita tener una comunión en el espíritu. Por eso, la comunión alrededor de la Palabra de Dios, del Reino es excelente para empezar una relación. Esa primera vez que hablamos era sobre la Palabra. Estábamos en temas que tienen que ver con la Palabra de Dios, nuestra conexión fue primero espiritual. Que la convivencia sea alrededor del Reino; si logras eso, estás empezando una buena base para el matrimonio. Después de ver que tienes una comunión espiritual, puedes entrar al área emocional o sentimental. Ahí vas a empezar a sentir cosquilleos en el estómago, lo extrañas tanto, sientes cosas, te emocionas, ese es el segundo plano. Pero empieza primero la convivencia espiritual. El tercer plano es una convivencia física, esa debe ser la última convivencia, la expresión máxima de lo que ha sido una comunión espiritual y emocional, y eso debe comenzar el día de tu boda. Que lindo poderle decir a tu esposa: “Eres la primera mujer con la que yo he estado sexualmente”.

En la sociedad que vivimos, desafortunadamente, empiezan al revés. A ver si los labios me son compatibles, a ver si su cuerpo se amolda al mío, a ver si puedo sentir su calor, sentir su olor. Muchachos, les garantizo, no les sugiero que una relación que empieza físicamente, nunca o muy pocas veces tiene posibilidades de tener compatibilidad espiritual. Somos espíritu, tenemos alma y vivimos en este cuerpo. Pero si compatibilizamos en lo espiritual, vamos a ser compatibles en las otras áreas.

Empezamos con el espíritu, luego aspiramos a una relación sentimental para poder llegar a la física.

___________________________________

Las migajas de la cosecha

Cuando tenía dieciséis años, el pastor me dio mi primera oportunidad para predicar en una reunión pública. Recuerdo que estaba muy nervioso porque no sabía de qué hablar. Entonces recordé una historia que alguna vez había oído siendo niño y me había sorprendido. Fue la primera historia bíblica que aprendí y fue el tema de mi primer sermón: Noemí y las migajas de la cosecha.

En su primer capítulo el libro de Rut nos relata el incidente. La familia de Noemí parecía tenerlo todo para ser feliz, sin embargo una hambruna inesperada los sorprende en su propia tierra. La Biblia dice que la familia tomó una decisión radical: se mudaron a las tierras de Moab para sobrevivir al hambre. Las escrituras no nos arrojan demasiada luz en cuanto a los detalles de lo que ocurrió a partir de la mudanza, pero lo cierto es que inesperadamente, en tierras ajenas, Noemí pierde a su esposo y a sus dos hijos, «quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido» (Rut 1.5). En apenas cinco versículos la Biblia nos expone una tragedia; una buena familia que se desintegra injustamente. Pero aún hay algo más sorprendente. La mujer se entera de que Dios había visitado la tierra de la cual había emigrado junto a su familia, «porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan» (Rut 1.6).

Quiero que trates de identificarte con la historia. Al igual que Noemí estás esperando el cumplimiento de una promesa en tu desarrollo silencioso, en tu carpintería personal. Sabes que en cualquier momento Dios puede elevarte a la plenitud de tu ministerio, pero te estás poniendo nervioso. «No debería tardarse tanto», dices un tanto ansioso. Sabes que tienes que permanecer siendo fiel en las cosas pequeñas y aparentemente intranscendentales, pero el «hambre ministerial» se está haciendo sentir. Desearías hacer algo más que estar en silencio, pero solo tienes una visión que tienes que cuidar.

Ya no abundan las palabras proféticas, ni las proposiciones ministeriales, ni las sensaciones místicas, solo estás soportando esa aparente «hambruna espiritual». Hasta que te hartas de la carpintería y decides moverte; te mudas. Alguien te susurra que hay un lugar donde «se come bien»; un sitio donde puedes recibir tu certificado sin rendir el examen. La oferta parece tentadora. Puedes sortear la materia de la espera. Una iglesia donde sí valoren tus dones; otra organización donde no tengas que ir a un seminario para ser pastor; una congregación donde agradezcan tus esfuerzos; un lugar donde puedas desarrollarte como líder. Parece una buena decisión, pero los resultados son patéticos.

Noemí lo pierde todo por haberse movido de su lugar. Ahora no tiene esposo, ni hijos, solo dos nueras de las cuales una sola le será fiel.

La Ley de Dios estipulaba que al recoger la cosecha las familias no debían segar a fondo, a fin de dejar un poco para las viudas y los huérfanos. Así que Noemí regresa a su lugar de origen para recoger las migajas de la cosecha. Pudo haberlo tenido todo, pero no estuvo allí cuando Jehová visitó la tierra y les dio el pan. Hay un momento, un segundo en los tiempos divinos, donde el Señor te visitará con los planos completos de tu vida y tu ministerio. No te hablo del bautismo en el Espíritu Santo, sino de un toque de la presencia de Dios; y lo único que se te pide es que estés en el lugar correcto, a la hora indicada.

Pastor Dante Gebel

Tomado de: “Pasión de Multitudes | Capitulo VI”, Pastor Dante Gebel

_______________________________________________________________

Jesús Tenía Sentido De Humor

Jesús era plenamente humano, aunque sin pecado, y ser humano significa tener sentido de humor. Por lo general tenemos una imagen de Cristo tan poco humano que nos cuesta imaginarlo con una sonrisa, mucho menos riéndose o diciendo algún chiste. Por eso no vemos lo mucho de humor que hay en los evangelios, o peor, tratamos de volverlo serio. Por supuesto Jesús no era frívolo, pero es claro que a menudo decía cosas bastante chistosas, por mucho que nos sorprenda eso.

La forma especial del humor de Jesús era la ironía, algo así como las caricaturas, con la que nos hace pensar en alguna situación chistosamente ridícula. Pensemos por ejemplo en la famosa frase de “pasar un camello por el ojo de una aguja” (Mateo 19:24). Yo a lo menos tengo tan mala vista, y la mano tan poco firme, que ni puedo pasar un hilito por la aguja, ¡mucho menos un camello, con todo y joroba! Pero algunos nos quieren decir que no, que eso era una puerta pequeña en el muro de Jerusalén que llamaban “el ojo de la aguja”, por lo que sería algo difícil pasar un camello. El único problema es que nunca existió tal puertita con ese nombre.  Jesús utilizó una figura bien cómica, de alguien tratando de jalar un pobre camello por esa micro-apertura de una aguja, pero nosotros insistimos en banalizarlo, hasta con teorías e inventos.

Aquí otro sobre los camellos: “Guías ciegos, que coláis el mosquito y tragáis el camello” (Mt 23:24-25). ¡Imagínese el epiglotis que necesitan, para que pase ese camello por su garganta! En el versículo que sigue, Jesús acusa a los escribas y fariseos de limpiar super-bien su taza por fuera, dejando dentro de la taza toda la basura que traía! ¿Para qué limpiar escrupulosamente las afueras de la taza, si por dentro sigue siendo pútrida?

Otro chiste simpático: “echar perlas ante los puercos” (Mt 7:6). En nuestra finca en Sabanilla hemos tenido cerdos, y hemos sabido por experiencia lo cochino que son. Pero cómo sería si yo le dijera a mi esposa, “Mira, mi querida Doris, vos sabes cuánto quiero a nuestras chanchitas, ¿no me prestarías tus perlas para ponérselas a ellas?” ¡Chistoso, verdad! Igual sería “tirar” las grandes verdades del evangelio y de las escrituras ante personas no aptas para recibirlas.

¿Y qué de este otro? “Nadie prende una lámpara y la pone debajo de una canasta” (Mt 5:15). ¡Qué gran tontería que sería eso! ¿Para que prender una lámpara, sólo para esconderla?  No sólo opacaría toda la luz de la lámpara, sino que correría un peligro serio de causar un incendio.  Pero en la vida real, es igualmente ridícula nuestra conducta cuando, habiendo recibido de Cristo la luz de la vida, hacemos todo lo posible por esconderla.

Y piensen en esta figura cómica: los fariseos son “lobos vestidos de oveja” (Mt 7:15). No sólo van los dos simbolismos totalmente contrastantes del lobo y la oveja, sino el de “vestir” a un lobo como una oveja (¿quién se encargaría de tal tarea?), un poco así como Jacob se vistió como su hermano Esaú para engañar a su padre. Literalmente, y sin humor, Jesús hubiera dicho, “esos  no son ovejas, son lobos”. Pero cuando visualizamos la figura de lobos vestidos (!), y vestidos de oveja, resulta mucho más simpática la expresión.

Jesús se refería algunas veces al ojo humano con fina ironía. “¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?” (Mt 7:3). Parte de lo simpático aquí es contrastar algo muy común, que todos conocemos, con algo totalmente imposible. Todos hemos experimentado alguna vez una basurita en el ojo, ¿pero todo un palo en un ojo? ¡Difícil imaginarlo! ¡Qué ojote más enorme para que cupiera esa viga! Jesús aprovecha ese contraste tan dramático y exagerado para ridiculizar el espíritu de criticonería de los que juzgan a otros sin examinarse a si mismos.

Y otro, entre muchos más que quedan: “Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti… Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala y échala de ti” (Mt 5:29). ¡Qué consejo este! Si lo tomáramos en serio, los basureros estarían llenos de órganos extirpados y el mundo, lleno de tuertos y mancos. ¿Estaría hablando Jesús en serio? Sí, y no; está hablando “en broma y en serio”, ¡pero demasiado serio!  Aunque los verbos van en el modo imperativo, Jesús no nos está ordenando mutilar nuestros cuerpos. Más bien, el contraste tan exagerado, y tan lleno de ironía cómica, nos enseña la terrible gravedad del pecado y la urgencia de santificar nuestras vidas.

El Jesús de los evangelios era (y es) plenamente Dios, pero también plenamente humano, con todo y el sentido de humor que aporta tanto a nuestra vida como imagen y semejanza de Dios.
La primera herejía cristológica del Nuevo Testamento se llamaba el “docetismo”, que afirmaba que Cristo no era realmente humano sino que sólo aparentaba serlo (del griego, dokeô, aparentar, fingir). Y es que no basta afirmar la deidad de Jesucristo, sin su humanidad. Y tan grave era esa herejía, que Juan la llama el espíritu de Anticristo (1 Juan 2:18,22; 4:3; 2 Juan 7). Tampoco hay contradicción entre la deidad de Jesús y su plena, auténtica humanidad. Y por supuesto, ¡Jesús no sería plenamente humano si no tuviera sentido de humor!

Otra alusión biológica de Jesús sorprende un poco por su franqueza y su naturalidad: “Todo lo de fuera que entra en el hombre, no lo puede contaminar, porque no entra en el corazón sino en el vientre, y sale a la letrina” (Mr 7:14-15,18-19). Aunque el sentido común hoy nos diría que mucha enfermedad sí entra por la boca y contamina el cuerpo, Jesús aplicaba su comparación con el proceso digestivo con otro sentido, que se explica sin más comentario.

En Lucas 12:39 Jesús dice, “si un dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, estaría pendiente para no dejarlo forzar la entrada”. Con esas palabras Cristo quiere instarnos a vigilar a toda hora y estar siempre preparados para su venida “como ladrón”. Para captar el humor de la comparación, podríamos decir que ningún ladrón va a llamar a la casa a avisarles que va a llegar a las diez de la noche y que por favor tengan la puerta sin llave.

Los evangelios narran muchas frases y situaciones que, si nos paramos a imaginarlas o si las tomáramos literalmente, nos caerían con mucha gracia, por ejemplo el señor que no quería levantarse de la cama para contestar la puerta (Luc 11:5-9) y la viuda terca que insistía e insistía hasta que el juez se cansó y le hizo justicia (Luc 18:1-5). Tiene humor simpático el comentario de Jesús sobre Juan el Bautista (Luc 7:24-26), que podríamos parafrasear así: “¿Qué esperaban ustedes encontrar en el desierto, un predicador con saco y corbata?”. No falta un humor acerbo en el comentario de Marcos 5:26 sobre la mujer “que había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor”. ¡Ay de esos matasanos mercenarios!

A Jesús le gustaba hablar con simbolismos exagerados que tomaban a la gente por sorpresa. Nosotros estamos muy acostumbrados a la figura de “nacer de nuevo”, pero Nicodemo se quedó en la luna cuando el Señor le dijo que él tenía que nacer de nuevo.  ”¿Pero cómo puede ser eso?”, pregunta Nicodemo. “¿Tengo que entrar de nuevo en el vientre de mi madre?” Podríamos ampliar el simbolismo: ¿Y cómo entro mejor, de cabeza o con los pies adelante?”. Parece que Nicodemo captó la paradoja de las palabras del Maestro, pero no el humor. Pero el evangelista sí lo entendió y lo trasmitió en su relato.

La figura de Zaqueo tiene claros ribetes cómicos (Lucas 19:1-10).  Como cobrador de impuestos era funcionario del imperio romano y casi seguro rico y socialmente importante, con cierto prestigio. Pero era pequeñito y tuvo que treparse a un árbol para ver a Jesús. ¡Eso sin duda llamó mucho la atención! ¡Qué miedo, que puede quebrarse la rama y el señor funcionario se viene para el suelo!  Seguramente Lucas y sus lectores se reían de esa situación cómica, y con eso se reían no sólo del diminuto Zaqueo sino también del mismo imperio romano.

El Cristo Resucitado mantuvo ese gran sentido de humor. En el camino a Emaús, cuando los dos discípulos le preguntan si él era el único forastero que no sabía lo que había pasado esa semana, Jesús contesta, con cara de inocente, “¿Qué cosas?” (Luc 24:19). Claro, ¡quien sabía mejor que él lo que pasó ese Viernes Santo! Después ellos le informan a él sobre “Jesús Nazareno, varón profeta, poderoso en obra y palabra”, todavía sin darse cuenta que es con él mismo que ellos lo están diciendo. Y al fin afirman que algunos discípulos fueron al sepulcro, “pero a él no lo vieron” (24:24).  Eso, ¡cuando ellos mismos lo están viendo con sus propios ojos!

Dr. Juan Stam.
Juanstam@ice.co.cr

_____________________________________

Preocuparse ¿Vale la pena?

La biblia en reiteradas ocasiones nos da a entender que el temor y la cobardía no son sentimientos que promueve Dios, la preocupación es un estado que tal como lo dice su palabra: Pre (antes) Ocuparse (Llevar a cabo una labor) no lleva a nada en realidad más que a pasar un mal rato.

La preocupación es empezar a ocuparse afanosamente en algo, generando una ansiedad anticipada ante cosas que aun no ocurren, ni existen o peor aun hacia algo que no podemos controlar por más que hagamos. Dios a través de la biblia en reiteradas ocasiones nos da a entender que todo está en sus manos y El Señor Jesucristo a través de los evangelios se dirigía a sus discípulos de una manera muy peculiar:

No temas; cree solamente, y será salva. ( Lucas 8:50 )
No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. ( Juan 14:1 )
La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. ( Juan 14:27 )
Y cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os alarméis; es necesario que todo esto suceda, pero todavía no es el fin. (Marcos 13:7 )
Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? (Mateo 6:25)
No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? (Mateo 6:31)
Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. (Mateo 6:34)
Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. (Lucas 12:22)
¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Si vosotros, pues, no podéis hacer algo tan pequeño, ¿por qué os preocupáis por lo demás? (Lucas 12:25-26 |La Biblia de las Américas)

En si lo que el Señor nos dice a través de estos pasajes es que el afán, el temor, la ansiedad, el alarmarse y la turbación de corazón no producen nada, no solucionan nada y no hacen más que hacernos pasar malos momentos. A través de la biblia El Señor nos dice que le dejemos nuestras cargas pues él tiene cuidado de nosotros. (1 Pedro 5:7) , también nos dice que el mundo y todo lo que en él habita es de Él (Salmos 24:1).

Así que en resumen lo que la biblia nos dice es que nada de lo que pasa en esta tierra en realidad está en nuestras manos, sino en las de Dios. Así que por que vivir preocupados por tantas cosas cuando a Dios nada lo sorprende, ni lo toma desprevenido, Él todo lo sabe y conoce tanto la necesidad y el desenlace de la vida de cada uno de nosotros.

Ahora bien esto no quiere decir que nosotros no tenemos responsabilidades ni obligaciones. Dios nos puso como administradores responsables de nuestro cuerpo, hogar, vida, alma, familia etc. Hay que trabajar duro y esforzarse por lograr lo mejor para nosotros y los nuestros, pues la decisión de como queremos vivir es nuestra y Dios controla los detalles sea en la dirección que sea que Él haya determinado.

Hagamos lo que debemos hacer de la mejor manera posible, con paz, con alegría, trabajando duro si, pero sin tanto martirio físico y emocional, pues lo que hay en este mundo a la larga no tiene valor, pues al morir todo se va, por lo tanto hay que saber vivir y disfrutar la vida como Dios nos la da, sin dejar a un lado nuestra familia, y sobre todo nuestra relación con Dios.

Hay algo que la biblia nos llama a poner atención y a darle prioridad antes de tantas otras cosas: La salvación de nuestra alma

Mateo 6:33 dice: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

El Señor en este pasaje lo que nos quiere decir es: Preocúpense en buscarme a mí, y yo me encargo del resto de sus problemas.

Así que solo hay una preocupación que vale la pena tener y es el tener un encuentro genuino con el Señor, el resto de las cosas de este mundo van y vienen y llegara el día en que no las ocuparemos más, pero la presencia de Dios en nuestra existencia la necesitaremos siempre tanto aquí como allá.

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan Carlos Sancho

__________________________________________

Nuevamente Entraré En Victoria

Gad, ejército lo acometerá; mas él acometerá al fin. Génesis 49:19.
Muchos de nosotros hemos sido como la tribu de Gad.
Nuestros enemigos han sido por algún tiempo numerosos y cayeron sobre nosotros como un ejército.

Por el momento nos vencieron y se envanecieron de su victoria.
Con ello no hicieron sino demostrar que esta profecía concierne también al pueblo de Cristo que, como Gad, debe ser asaltado y vencido por un ejército numeroso. Dura cosa es ser vencido, y de no haber creído por fe en la segunda parte de la promesa de nuestro Padre, «él acometerá al fin», habríamos desmayado.
«Hasta el fin nadie es dichoso», dijo un poeta.
Y es verdad.

Se juzga una guerra no por los primeros éxitos o derrotas, sino por el desenlace final.

«Al fin», el Señor dará la victoria a la verdad y a la justicia, y, como dice Bunyan, eso quiere decir para siempre, porque después del fin, nada puede suceder.

Lo que necesitamos es perseverar en el bien obrar, y mucha confianza en nuestro glorioso Capitán.

Cristo, Señor nuestro, nos enseñará a endurecer nuestro rostro como el diamante para que podamos realizar su obra o resistir al sufrimiento hasta que podamos exclamar: «Consumado es».
¡Aleluya! ¡Victoria!

Creamos en su promesa. «El acometerá al fin».
Hoy simplemente me preparo para marchar en y hacia esa Victoria.
Señor, Ya conquistaste en la Cruz. Una vez se hará porque la batalla final ya está ganada. Amén.


Charles Spurgeon.

Libro de Cheques Del Banco De La Fe.

________________________________________

Hábitos que hacen la diferencia

Los seres humanos somos seres predecibles, todo en nuestra forma de vida es una regla, un modo peculiar de hacer las cosas, una norma cultural, en fin es una serie de cosas que venimos haciendo por una u otra razón desde nuestra infancia y que de cierto modo quedan grabadas en nuestro ser algunas veces tan fuerte que creemos que no son posibles de cambiar, a estas formas de hacer las cosas se les llama hábitos.

Sin embargo hay una buena noticia: Todos los hábitos pueden cambiarse y ser suplantados por otros, por más que creamos que no se puede.

Hay hábitos tanto buenos como malos y hay hábitos que del todo no tenemos y que deberíamos de tener, una forma de mejorar nuestra vida tanto física como espiritual es tomando las riendas de la forma en que hacemos las cosas y veremos cambios enormes en nuestro diario vivir.

Es bien sabido por expertos modernos en psicología que todo lo que se repite 21 veces crea un hábito y se cree que para que este hábito sea grabado en tu mente, requieres de mínimo 21 días, llevarlo a cabo diariamente, sin parar, de forma que cuando no lo hagas, sentirás como que algo te falta por hacer.

¿Cómo eliminar malos hábitos?

Primero que todo, ¿Cómo se reconoce un mal habito?, un mal habito es todo aquello que haces repetidamente y que te perjudica a ti y a los demás ya sea de forma física, emocional, espiritual o social. Un buen ejemplo de un mal habito es el fumado el cual perjudica tu salud, causa dependencia y culpa, enfermas a otros y a tu medio ambiente. A parte del fumado hay cientos de malos hábitos unos más graves y otros más benignos, como el llegar tarde, desordenes alimenticios, dormir a destiempo etc.

Un buen consejo es escribir en un cuaderno aquello que sabes que debes de cambiar y trasar una ruta de cambio, por ejemplo si sabes que tienes el mal habito de llegar tarde a tu trabajo haz un plan de levantarte por un total de 21 días seguidos 1 o 1/2 hora antes y poco a poco tu mismo reloj biológico se irá acostumbrando a este horario que al final de los días impuestos no necesitaras de despertador.

La idea de los 21 días no es detenerse ahí, el propósito de los 21 días es reprogramar tu forma de hacer las cosas, durante los primeros 21 días tendrás que luchar contigo mismo(a) para lograr hacer lo que te has propuesto, pero al final de los 21 días lo estarás haciendo de forma natural como si siempre lo hubieras hecho, los hábitos no cuestan, o sea es una forma natural de tu cuerpo de hacer las cosas y ese es el propósito de los 21 días, lograr que tu cuerpo asimile una nueva forma de hacer las cosas.

¿Cómo implementar nuevos hábitos?

Si hay algo más difícil que cambiar un mal hábito es implementar uno nuevo, es bastante difícil acostumbrar a tu cuerpo a hacer algo que nunca antes ha hecho pero de igual manera la constancia y la dedicación genuina de cambiar tu vida para bien es el motor más poderoso que tienes para hacer cambios radicales en tu vida.

Hay quienes dicen que la felicidad es una decisión y yo creo lo mismo, si buscamos hacer aquellas cosas que nos motivan y nos hacen feliz con constancia y dedicación y las convertimos en hábitos creo que situaciones depresivas y tristes tendrán muy poco espacio de estar presentes en nuestro diario vivir.

Hábitos FÍSICOS que deberíamos implementar en nuestra vida:

Hacer ejercicio: No tanto por bajar de peso, sino más bien por disfrutar del momento, salir a caminar todos los días, andar en bicicleta, correr, ir al gimnasio etc. Esto no solo es bueno para tu salud, sino que te ayudara a liberar estrés, a cambiar de rutina, a conocer gente, a observar lugares etc.

Dormir bien: No se trata de dormir 8 horas o 10 o las que muchos hablan por ahí, sino que se trata de dormir la cantidad de horas suficientes para que el cuerpo pueda recuperar las energías gastadas durante el día, también controlar a las horas en que se duerme es sumamente importante, pues no es lo mismo acostarse a las 10 de la noche y levantarse a las 6 de la mañana que acostarse a las 3 de la mañana y levantarse a las 9  de la mañana, pues aunque son las mismas 8 horas de sueño nuestro cuerpo metabólicamente no lo interpreta así y estos cambios bruscos de sueño interfieren en nuestro humor, apetito y salud en general.

Comer bien: Todos sabemos a qué me refiero con esto, comer a horas adecuadas y prudentes, alejarnos de las grasas saturadas, de frituras y de bebidas alcohólicas y de comer en cantidades adecuadas. Hay gente que no asocia estas cosas pero la falta de ejercicio, la mala alimentación y el dormir mal no solo son malísimos hábitos, sino que además de perjudicar nuestra salud son detonantes de cuadros depresivos y ansiosos, si logramos hacer buenos hábitos de estos tres aspectos de nuestro diario vivir veremos cambios enormes en nuestro desempeño diario de todo lo que hacemos.

Hábitos EMOCIONALES que deberíamos implementar en nuestra vida:

Te quiero: Esta es una palabra que deberíamos usar con más frecuencia, el crear el habito de decirle a nuestros seres más allegados lo que significan ellos para nosotros, el hacerle sentir a la gente lo especial que son y lo mucho que les queremos, no solo hace que ellos se sientan mejor sino que creara una respuesta emocional positiva en ellos hacia nosotros y las relaciones con ellos mejoraran enormemente.

Arréglate y vístete bien: Un hábito que hace maravillas en nuestro estado emocional es la costumbre a motivarnos a nosotros mismos, el andar bien arreglados siempre, el perfumarnos, el andar bien presentados crea un humor agradable en nosotros mismos, nos hace ver  atractivos incluso a nosotros mismos, sube enormemente el autoestima y la gente a nuestro alrededor lo nota y se siente bien a nuestro lado.

Cuidar nuestros pensamientos: Un habito muy importante que debemos implementar a la hora de mejorar nuestro estado emocional es  la importancia que le damos a nuestros pensamientos, hay que recordar que nuestra mente es un intérprete de lo que percibe de afuera y lo traduce en impulsos eléctricos en nuestro cuerpo y crea una respuesta. Por eso es que todas las personas vemos los problemas de forma muy distinta, hay gente que ve los problemas de forma catastrófica, otros ven los problemas como algo simplemente complicado, otros no lo ven tan complicado y hay otros que lo ven como una situación desafortunada pero no como un problema del todo, así que lo mejor que podemos hacer es darle a nuestros problemas la mejor interpretación posible y relajarnos sabiendo que si tiene solución hay que esperar a que suceda y si no tiene solución igual.

Hábitos ESPIRITUALES que deberíamos implementar en nuestra vida:

Leer la biblia: La lectura diaria de la palabra de Dios es uno de los hábitos mas transformadores que conozco, hasta el día de hoy puedo asegurar con certeza que no conozco a nadie que habiendo leído la biblia en su totalidad piense igual que como lo hacía antes de haberlo hecho y los cambios en estas personas afortunadamente siempre han sido para bien.

La oración constante: Hay personas que simplemente no saben orar, y esto se da por su falta de constancia al hacerlo, piden mal, lo hacen de mala gana o con pereza y a la carrera como por cumplir. La oración si bien es cierto no es una formula ni se trata de hacerlo de una misma forma o a una misma hora, si debe tener su constancia diaria, los seres humanos demandamos tanto de Dios pero damos muy poco a cambio y ese momento de intimidad y conversación con nuestro padre celestial debe ser la columna vertebral de nuestra vida espiritual.

Asistir a la iglesia: Este es un habito muy importante, el relacionarse con gente de un mismo sentir, de un mismo pensamiento hace que nuestra vida espiritual se enriquezca constantemente, y se fortalezca en momentos de angustia y lucha. Al mismo tiempo el alimentarnos de las enseñanzas predicadas y el involucrar  a toda la familia en este acto de obediencia a Dios trae solo cosas positivas a nuestra vida.

por JC Sancho

_____________________________________

La generosidad

A pesar de que el ser humano es intrínsecamente social, tenemos la paradójica tendencia a buscar lo que, egocéntricamente, resulte mejor para nosotros mismos. Puede ser que tengamos amigos, familia, pareja y, aún así, estemos en esa constante lucha contra la “tiranía del yo”: se nos hace difícil optar por actos nobles o inclusive básicos y necesarios, cuando éstos conllevan frustración, o implican algún nivel de sacrificio o auto negación.

Ahora bien, así como el ser humano tiene una fuerte tendencia al egoísmo y a centrarse en sus propios antojos, también tiene un fuerte deseo de extender sus brazos: de amar y ser amado… de que su vida tenga sentido. Podemos describirlo como la disyuntiva entre dos imágenes: una persona que se encoge, se hace un ovillo y que, en posición fetal, encierra su vida en sí misma… o una persona que se extiende hacia arriba, estira los brazos y, como un árbol, da de su ser frutos, sombra y cobijo para los demás y para el mundo.

Evidentemente, ninguno de nosotros está, totalmente, en alguno de esos extremos, pero, en nuestro convivir cotidiano ¿estamos asumiendo el riesgo de perseguir la virtud de la generosidad?

¿Virtud en el siglo XXI?

Aristóteles decía: “nuestro carácter es resultado de nuestra conducta”. Cuando hablamos de la palabra “virtud”, podemos pensar que estamos refiriéndonos a términos idealistas, casi imposibles de alcanzar. Pero no es así. La “virtud” es una disposición o capacidad que se puede adquirir, gracias al aprendizaje y al ejercicio de habilidades humanitarias y buenas. Consiste en la disposición de carácter para sostener los principios que consideramos nobles y valiosos, aún en momentos difíciles. Las virtudes, contrarias a los vicios, son las que permiten que una persona viva de acuerdo con sus ideales.

El propósito de las virtudes es hacer lo que es moralmente bueno, en forma voluntaria y suponiendo el bien tanto personal como comunitario. El mismo Aristóteles definía cuatro virtudes necesarias para los seres humanos: la justicia, la fortaleza, la prudencia y la templanza (o dominio propio). Cuando hablamos de generosidad, nos remitimos a estos mismos ideales. El desprendimiento requiere fortaleza de carácter y templanza ante una cultura que es cada día más individualista.

Hablando de Hospitalidad

Si bien, existen muchos gestos y actividades que pueden permitirnos brindar actos de generosidad en momentos particulares, es muy importante que asumamos la generosidad como un rasgo del carácter que pueda ir empapando todas nuestras actitudes, metas y relaciones interpersonales. Entre los atributos que se consideraban honorables en la antigüedad, la hospitalidad era uno de los más importantes. Si hablamos de ser generosos, también estamos hablando de ser hospitalarios.

Hospitalidad quiere decir abrir las puertas a quien llega hasta nosotros para brindarle, gratuitamente, lo que necesita. La hospitalidad es uno de los atributos que nos caracteriza como seres humanos y que nos obliga a tener empatía (capacidad de ponerme en el lugar de la otra persona). El ofrecer un vaso con agua a quien tiene sed, el invitar a pasar a un visitante –aún cuando la visita no sea para nosotros, sino para algún otro familiar-, así como preguntar a alguien en la calle que está en problemas, si se le puede ayudar en algo, son pequeños gestos que muestran nuestra capacidad para ponernos en los zapatos de los otros.

Así también podemos dar un poco de nuestros bienes materiales, donando algunas de nuestras pertenencias, como ropa, juguetes o artefactos. Podemos hacer una disciplina de comprar un poco de comida mensualmente para donarla a alguna causa de ayuda social. Esos bienes materiales, que para nosotros pueden ser insignificantes, hacen una diferencia vital para muchas personas de escasos recursos.

Además de lo material, existen grandes riquezas, de las cuales podemos sacar oportunidades para ser generosos. El donar nuestro tiempo, el ser generosos con una sonrisa, el regalar períodos de escucha ininterrumpida a alguien que lo necesita, o acompañar a un ser querido a una actividad que no nos resulta tan atractiva, así como tomar fuerzas, cuando estamos cansados, para compartir en familia. Todas esas son maneras de ser generosos: de poner nuestros gustos y preferencias en un segundo plano, porque hay algo más importante que se le puede dar a los demás: un poco de uno mismo.



Generoso… ¿a cambio de qué?

En una sociedad cada vez más consumista, donde prima el individualismo, es difícil evitar preguntarse: ¿para qué tanto esfuerzo? ¿Qué gano yo con ser más generoso, más desprendido? ¿Para qué vale la pena el trabajo extra en ser íntegro y en ayudar a los demás? ¿Quién me ayuda A MÍ?

La respuesta, desalentadora para muchos, es que en esta vida es posible que no encontremos reconocimiento o retribución por ayudar a los demás (aunque, en ocasiones, sí sucede que una persona generosa recibe honor y agradecimiento. Sin embargo, la generosidad sí deja una recompensa de integridad, de sabiduría y de amor en nuestros corazones. Estos son los tesoros que nadie puede robar. Antoine de Saint Exûpery decía que “lo esencial es invisible a los ojos”. Esos secretos entre Dios y nuestro corazón son los que nos acercan cada vez más al gozo y a la paz del alma.

A lo largo de la historia, el ser humano ha probado su inclinación al egoísmo y a la muerte. Sin embargo, también ha probado, con importantes y heroicos gestos de bondad y valentía, su inclinación a brindar una mano a quien lo necesita. El desprendimiento, la pasión por una causa, el valor y el amor han dado frutos de generosidad y esperanza a lo largo del peregrinaje humano, generación tras generación. ¿Serán nuestras vidas parte de ese desafío?


Por Claire de Mézerville López.

_________________________

A Pesar De Los Ataques, El Me Prosperará.


Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. — 3 Juan 2 .

Hay una gran cantidad de cosas que nos afectan más de lo que pensamos; y lo que pensamos que hemos establecido claramente como la causa de algo, con frecuencia resulta no tener la culpa. Por ejemplo, el virus que sospechamos que ocasionó la irritación de nuestra garganta, en realidad era una bacteria.

De manera similar ¿quién sabe si un dolor de cabeza se deba a la falta de sueño o de cafeína, al estrés, a una reacción alérgica o a la gripa?
Las migrañas son el enigma de todo el mundo. Los líderes empresariales o los del mundo del entretenimiento pueden atribuir su éxito a ciertos factores, en retrospectiva, pero hasta ellos saben que en realidad no saben cómo lo hicieron.


Simplemente hay demasiados elementos y variables flotando por todo el mundo. Por ejemplo, cada vez, que te subes a la báscula y deseas pesar menos, estás en medio de una mezcla de varias fuerzas convergentes que tuvieron su parte para llevarte al punto en el que ahora estás: el tentador pastel de queso de anoche y la evidente falta de fuerza de voluntad, el horario tan apretado que ha hecho del ejercicio regular algo casi imposible, la simple herencia, el aumento de los años y un metabolismo que se va haciendo lento y por supuesto, la gravedad.


En tales momentos es muy consolador recordar que en realidad tú no pesas nada.
En realidad no tienes una pesadez o peso intrínseco, aun cuando tienes masa. Es sólo que la gravedad te tiene agarrado y no te dejará ir.
En la luna la gravedad no es mucho problema. Tus casi ciento sesenta y cinco libras aquí en la tierra, allá serían sólo veintiocho libras, y entre aquí y allá, tu peso desparecería todo junto. La falta de peso no se debe a un cambio de tu composición fundamental; es ocasionada por la pérdida de la gravedad, no por la pérdida del apetito.


La gravedad es un ejemplo excelente de los muchos poderes invisibles que afectan nuestras vidas diarias. Aunque es la villana principal detrás de la desagradable caída cuando no viste el peldaño
de las escaleras, es en gran parte una de las “creencias” que hay en el mundo, la cual difícilmente pensarías en incluir en la explicación dada a un amigo sobre el moretón de tu brazo. Todo lo que piensas en decir es: “No estaba prestando atención en dónde pisaba.”


Hay mucho que está sucediendo en la vida. Y no todo sucede a nuestro modo. A causa de tu deseo sincero de caminar “como es digno del Señor” en todas las áreas de tu vida, quieres abarcar todo lo que Él quiere para ti. Querrás prosperar espiritualmente como respuesta amorosa y agradecida a Él.


Sin embargo, habrá tiempos en los que te quedarás perplejo y te preguntarás por qué no progresas como quisieras en tu diario caminar.
Te encontrarás a ti mismo obstaculizado y empantanado como si estuvieras arrastrando una bola de hierro con una cadena. Te preguntarás por qué el obedecerlo, de repente se siente como irnadando contra la corriente de un río caudaloso. Incluso cuestionarás tu propia sinceridad y fe cuando parezcas incapaz de dejar de hacer eso que sabes que está mal.
LaBiblia nos habla de que en el mundo hay una dinámica y varias fuerzas específicas que están totalmente contra nosotros y son diametralmente opuestas a los propósitos de Dios en nuestras vidas.


No es que queramos darles atención excesiva o que enfoquemos nuestra atención exclusivamente en ellas y luego reaccionemos con miedo ante su existencia. Puesto que “no nos ha dado Dios espíritu de cobardía” (2 Timoteo 1:7), y debido a Su grandeza y poder, no te- nemos necesidad de “amedrentarnos por nuestros adversarios” o de retroceder ante ningún tipo de antagonista espiritual. Sabemos  que aun cuando las fuerzas de maldad algunas veces parecen más poderosas que el Señor, Él siempre es mayor en poder, majestad y dominio.


Hoy estoy seguro que a pesar de los ataques del enemigo, Dios me prosperará.
Señor, Gracias por sostenerme en medio de las luchas diarias y en Jesucristo soy más que vencedor. En el Nombre De Jesús. Amén.

Dr. Daniel A. Brown.
www.renuevodeplenitud.com

_____________________________________________

Deje de intentarlo solo(a), Dios quiere ayudarle



Todos hemos experimentado situaciones que parecían imposibles de manejar. Puede que haya sido un desafío financiero, la pérdida de un ser querido o una mala noticia del doctor. Cuando las cosas parecen sin esperanza, y usted siente que está en su peor faceta, es el momento de volverse a Dios y de buscarle con todo lo que tiene.

Salmos 46:1Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Es posible que sienta que está solo en sus circunstancias, pero Dios es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Aunque sería genial que el Señor realizara algún tipo de obra supernatural en las circunstancias difíciles que enfrentamos, simplemente esa no es la realidad, aunque Dios tiene el poder de hacer lo que quiere, regularmente no actúa de manera ostentosa y llamativa, Él tiene su forma de lograr sus objetivos de una u otra forma, la mayoría del tiempo de la manera en que menos esperamos.
Usted debe recordar que posee una herramienta poderosa: La Palabra de Dios. Esta es su manera de salir de cualquier situación. La Palabra de Dios es infalible y poderosa contra cualquier situación, cuando se medita en ella, se confiesa y se pone en práctica, podrás ver cambios en tu vida radicales.

Hebreos 4:12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Si bien los hechos acerca de su situación pueden parecer desoladores, la verdad que se encuentra en la Palabra de Dios trae la luz, la esperanza y liberación. Usted no puede manejar todos los desafíos de esta vida solo, y Dios no quiere que lo haga, muchos viven intentándolo solos y acaban angustiados, derrotados y cansados. Dios te ama, y siempre y cuando usted crea esto en su corazón, usted tiene acceso a su intervención divina.

Romanos 8:38, 39 dice: Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura, nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

No permita que el diablo le convenza de que Dios no te quiere o no te ayudará. El enemigo quiere robar su confianza en Dios. Él sabe que si puede hacer que se sienten aislados del amor de Dios, usted perderá la esperanza, y tu vida se convertirá en un campo de batalla de caos y destrucción. Lo que quiero que entiendas es el hecho de que Satanás quiere influir en cómo te sientes y cuando usted permite que las presiones de la vida influyan en sus emociones de una manera negativa, lo más probable es que tomara decisiones y acciones basadas en esa situación negativa.
Debido a esto, es importante que usted le de más atención a la Palabra de Dios que a lo que está sucediendo a su alrededor. Adentrarse en la Biblia y meditar en las Escrituras que hablan de su situación actual es medicina al cuerpo. Permita que sus sentimientos pasen a ser gobernados y controlados por la Palabra de Dios para que sus decisiones y acciones puedan llevarle por el buen camino. En la vida, usted experimentará buenos y malos momentos. Esa realidad nunca va a cambiar. Cristianos y no cristianos por igual.
Sin embargo Dios estará allí para usted a través de toda circunstancia.

Josué 1:9 declara: “Sé fuerte y valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Tal vez usted se enfrenta a una situación en la vida en la que se pregunta si Dios va a intervenir. Recuerde, la Biblia declara: nada puede separarnos de Dios y de su amor. Usted no puede comprender todos los detalles del plan de Dios para su vida, pero cuando cree en su corazón que Dios le ama, sentirá que no está solo en esa batalla, que Él está ahí en control de todo a pesar de que tan difícil veas todo y tu carga se alivianara hasta que salgas de eso.
Cuando se tiene confianza en Dios, se tiene confianza en lo que Su Palabra dice acerca de esa situación. Él no es un Dios impersonal el cual está en el cielo desconectado de la realidad del día a día en su vida. Él sabe exactamente cuándo intervenir y ayudar cuando más lo necesite. Transfiera toda su ansiedad al Señor, y no trate de llevar usted mismo la carga. Él quiere ayudar.

1 Pedro 5:7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”

Que El Señor Jesucristo les mantenga firmes hasta el fin.
Su amigo y hermano en Cristo,
Juan Carlos Sancho

_____________________________

Tu momento llegará

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”
“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1 Muy seguido me encuentro con personas que han fracasado en el amor, personas que viven aun amando a alguien que no les ama, llorando y entristeciéndose por algo que ya paso y que aunque quieran a lo mejor nunca volverá a ser, viviendo con la esperanza de que de una día para otro todo cambie o bien sintiéndose que fracasaron para siempre y que nunca encontraran a alguien que los ame igual.

Por eso este día quiero dedicar este artículo a todas las personas que luchan por algo que no será y que piensan que nunca encontraran alguien que los ame tanto como la persona que supuestamente los amaba, para ellos con todo mi amor en el Señor dedico estas líneas para que Dios pueda revelarles la voluntad perfecta para sus vidas.

UN FRACASO INESPERADO
Nadie que comienza una relación de noviazgo piensa en el fracaso, de hecho la mayoría que comienza con un noviazgo por la emoción del momento hacen tantos planes juntos como: ¿Cuando nos casaremos?, “Yo pienso que dentro de 5 años estaría bien”. ¿De qué color pintaremos nuestra casa?, “Amarilla con azul estaría bien”. ¿Cuántos hijos tendremos?, “Dos y si nos va bien tres”. Tantos inventos que llevados por la emoción del momento hacen que todo parezca real y que se cumplirá en su momento.

Pero luego de diferentes situaciones como peleas constantes, irrespetos, caricias fuera de lugar, sexo antes del matrimonio y muchas otras cosas que se dan en los noviazgos y que esta FUERA DE LA VOLUNTAD DE DIOS, comienza los problemas y diferencias irreconciliables.
Las relaciones que constantemente se pelean y pasan más tiempo enojados que contentos son futuros candidatos a una ruptura. Aquellos que desobedeciendo a Dios tienen relaciones antes del matrimonio también son futuros candidatos a un futuro fracaso y así podría nombrar muchas situaciones y casos de los que he podido ser testigo y que con autoridad puedo mencionar.
Debido a cualquiera de las situaciones que mencione esa relación de noviazgo LLEGO A SU FIN, junto con ello todos los planes que se tenían, todo se vino abajo supuestamente, tu vida por un momento se encuentra aturdida y aun no cree que esto haya terminado. Y es que tienes que analizar que esto no fue de la noche a la mañana, hubieron muchas cosas que fueron propiciando este fracaso, quizá te hagas el que no entiendas del porque, pero dentro de ti sabes muy bien los errores que se cometieron entre los dos y que poco a poco te costaron esa relación.
APARECE EL SENTIMIENTO Y LA MELANCOLÍA
Luego del fracaso viene lo más duro y es que aunque uno de los dos haya tomado la decisión de terminar esto, siempre los afectados serán los dos.

Vienen los días que nadie quiere pasar, esos días largos en donde el rostro de la otra persona se te aparece hasta en la sopa, en donde la melancolía hace su aparición, en donde tu rostro ha cambiado y parecieras uno más de la familia Mounster. Estas triste todo el día, viendo tu teléfono celular esperando que te llame, que te envíe un mensaje o que por lo menos se acuerde que existes, pero al ver que eso no pasa te sientes totalmente destruido, se te van las ganas de todo, quieres disimularlo frente a las personas que saben que eres fuerte, pero cuando estas a solas quizá lloras de tristeza y le preguntas a Dios, ¿Por qué permitiste esto?, como que si culpa de Dios fuera.
Y es en este punto en donde me quiero detener un momento:
¿POR QUÉ LE ECHAS LAS CULPAS A DIOS?
Ilógicamente cuando el fracaso aparece al primero que le reclamamos es a Dios, reclamos como: ¿Por qué lo permitiste?, ¿Por qué dejaste que me enamorara?, ¿Por qué te lo llevaste de mi lado?, preguntas y reclamos tan absurdos que pareciera que el malo de la película es Dios.

Y es que hay algo que muchos no comprenden y es que Dios JAMAS te obligara a hacer algo o a tomar las decisiones que te corresponde, por tal razón El te doto de un LIBRE ALBEDRIO para que al final tú tuvieras la oportunidad de decidir por tu cuenta. Un ejemplo de ello es Adán, Dios le dijo que podía comer de todos los frutos de los arboles del huerto menos de uno, del árbol del conocimiento del bien y el mal, Adán a sabiendas de ello acepto la proposición de Eva de comer del fruto prohibido lo cual significo la caída del hombre. (Génesis 3 Capitulo Completo)
En ese ejemplo podemos ver como el hombre tiene la última decisión sobre las acciones que lleva a cabo, pero de lo que si no tiene control es de las consecuencias que ello trae. Dios no obligo a Adán para que no comiera del árbol, sino que aviso, instruyo y explico lo que NO tenía que hacer, pero el a pesar que tenía el conocimiento no lo puso en práctica sino que hizo lo contrario que le dijeron, por ello sus consecuencias fueron las que ya conocemos.
Así mismo lo que te ha pasado a ti no es cuestión de Dios, no es culpa de Él, son situaciones que se dieron por diferentes motivos que ustedes dos propiciaron. Desde no haber consultado a Dios antes de entablar esa relación de noviazgo, hasta haber cometido errores como los ya antes mencionados.
Entonces cuando entendemos esto, nos damos cuenta que Dios no tuvo ni tiene nada que ver en los resultados que estas experimentando, pero lo lindo de Dios es que a pesar que El no tuvo la culpa de lo que estás viviendo, tiene la intención y el deseo de restaurar tu vida y hacer algo precioso en ella. Y es que así es Dios, nosotros fallamos y cometemos los errores que El ya nos dijo que no teníamos que cometer, pero aun así desea obrar en nuestra vida si tan solo se lo permitimos.
EL PERIODO DE OSCURIDAD
Yo le llamo el periodo de oscuridad al tiempo que pasa entre haber terminado la relación y tratar de comprenderlo y aceptarlo. Porque una cosa es haber terminado la relación y otra cosa es aceptar que eso ya llego a su fin.

En este periodo la mayoría de personas se desesperan, quieren ver un resultado ya, porque tiene que ser ya y si no es ya no es nunca. ¡Momento!, ¿Por qué tiene que ser ya?, ESTO ES UN PROCESO. Muchos oran diciendo: “Señor ayúdame a ya no sentir nada por esa persona”, pero no es que el Señor te vaya a ayudar a no sentir ya nada por esa persona, sino que El lo que va a hacer es abrirte el panorama para que puedas ver que su voluntad es más perfecta que solo quitar ese sentimiento de tu corazón.
En este periodo no vez absolutamente nada, tus ojos están cegados, por mas palabras de ánimo que escuches estas segado, no vez mas allá de lo que ven tus ojos, hay un futuro incierto y difícilmente (para ti) esto cambiara, te quedaras solo por toda la vida, nunca encontraras a alguien igual (según tu), y lo mejor sería quedarse a forrar Biblias. Pero por más que quieras decir y hacer cuanta cosa quieras, tu no naciste para estar solo ni sola, Dios dijo: “No es bueno que el hombre este solo, le hare ayuda idónea”, Dios conoce tus necesidades y por ello El es quien te dará a esa persona especial que llenara tu vida de alegría.
LO QUE TU NO TE IMAGINAS
Tu puedes llorar todo lo que quieras, lamentarte cuantos meses quieras lamentarte, decir que te quedaras solo o sola para siempre, de que no encontraras a alguien que te ame igual, que perdiste la oportunidad de tu vida y todo lo demás que quieras decir, pero aun con todo eso lo que tú no te imaginas es que DIOS TIENE A ALGUIEN QUE SOBREPASARA TUS EXPECTATIVAS.

Mi experiencia Personal:
Recuerdo esos últimos meses larguísimos de ese año cuando dije: “Quizá nunca encontrare a alguien que me ame como yo quisiera que me amara”. Eran días duros, por las calles veía parejas por todos lados, personas felices, sonriendo, tomados de la mano y pareciera que hasta los parajillos estaban enamorados y con un corazón sobre sus cabezas, todo mundo menos yo, habían momentos que me parecía hasta patéticas las escenas, y en tono de envía decía en mi mente: “algún día yo también seré feliz con alguien”.
Y es que mi mente estaba tan pendiente a ese momento que lo había catapultado a ser lo primero en mi vida, por esa razón era que todo lo que observaba a mi alrededor era sobre ese tema, porque mi mente y corazón estaba puesto solo en eso.
Entonces por un momento me decidí a dejar de pensar en ello y trate de dedicarme solo al servicio de Dios, trate de que toda mi vida girara alrededor del servicio del Señor para olvidarme de mi área sentimental.
Fue entonces cuando algo paso sin darme cuenta, sin pensarlo, sin buscarlo ni mucho menos esperarlo, Dios me permitió conocer a un mujer lindísima llamada Yamita, era una chica hermosa, una carita de ángel y una forma de ser espectacular que rápidamente me envolvió, desde el primer instante que la conocí y comenzamos a ser amigos me di cuenta que ella era diferente a todo lo que un día me había imaginado.
Siempre había tenido alrededor mío chicas que me querían mucho y que estaban dispuesta a entablar una relación conmigo, pero yo nunca fui de esos que se aprovechaban de esas circunstancias, siempre fui precavido en no dañar los corazones de aquellas personas de las cuales yo no sentía nada. Por haber sido líder de muchos Ministerios no me daba la libertad de hacer sentir mal a nadie ni de tomar decisiones precipitadas, pero ninguna de las que se me acercaba llenaba totalmente mis expectativas, hasta el día que conocí a Yamita.
Era una joven sencilla, pero que tenía algo diferente, todo los jóvenes que quieren pasarse de espirituales esperan una mujer de Dios, una sierva del Dios altísimo, una misionera que esté dispuesta a ir al África o una predicadora tremenda. Yo no, yo solo quería una persona que me amara tal como era y que estuviera dispuesta a respaldarme en todo lo que emprendiera y a la cual yo podría amar y respaldar también.
Yamita me hizo comprender que el amor existía, que era cierto que Dios tenía preparado una persona especial para cada uno de nosotros, que el tiempo de Dios es perfecto y no hay porque forzarlo. Ella vivía a 5 horas de mi ciudad, al otro lado de mi país, pero desde el día que nos conocimos procuramos vernos cada fin de semana hasta el día que nos casamos. Ahí también comprendí que la distancia no es obstáculo para el amor que es enviado por Dios.
Con Yamita se rompieron muchas de las cosas que nunca imagine, como el hecho que la mujer que Dios me iba a dar estuviera tan lejos, como el hecho de que cuando se quiere realmente no importa la distancia, como el hecho de que no se necesita desesperarse como para que Dios responda perfectamente.
Aun recuerdo el día que tenía miedo de no poder darle a ella todo lo que para mi ella merecía, aun estábamos de novios pensando en casarnos, pero tenía miedo de no darle todo lo que ella merecía, recuerdo que hable con ella y le dije que no me sentía capaz de darle la vida que ella merecía, sinceramente yo me sentía incapaz de poder tener un hogar bonito en donde nada nos hiciera falta. Ella me respondió con una frase que jamás se me olvidara: “A mí no me importa eso, yo lo que quiero es estar con vos”, ese día sentí como que alguien me había dado el aire que necesitaba, como que era la medicina que yo necesitaba para echar de mi vida todo aquello que me quería impedir que los planes de Dios se concretaran en nuestra vida.
Esa mujer estaba dispuesta a morir conmigo, esa mujer no le importaba las circunstancias ella me amaba y quería estar conmigo, era más de lo que un día me imagine que podría merecer, una mujer cariñosa, una mujer inteligente, una mujer bellísima, una mujer de iniciativa y que ha sido un ejemplo para mi, sinceramente Dios me premio con una gran mujer, más de lo que un día imagine, sobrepaso todas mis expectativas y cada día me convenzo más que soy bendecido por Dios por haberme dado una mujer tan completa como la que me dio.
Hoy varios años después y con un hermoso hijo llamado Uziel de casi dos años puedo decir: “Hasta aquí nos ha ayudado Dios”, todo ha sido perfecto, el nos ha bendecido en gran manera, nunca nos ha hecho falta nada y hasta nos ha bendecido extra, sinceramente Dios tenía en su agenda el tiempo exacto para todo lo que iba a ocurrir en mi vida y la vida de mi amada esposa Yamita.
Por tal razón y con toda autoridad te puedo decir: TU MOMENTO LLEGARA
EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO
En este momento tu puedes estar desanimado todo lo que quieras, pensar que no naciste para el amor, creer que esa persona nunca llegara, imaginarte que tu oportunidad se perdió, pero aun cuando todo eso y más este en tu corazón y tu mente, DIOS TIENE UN TIEMPO PERFECTO PARA TODO.

En este momento quizá ni lo entiendas y por más que quiera hacerte entender quizá no lo entenderás, pero TEN POR SEGURO QUE TU MOMENTO LLEGARA.
Si aun no ha llegado es porque aun tu corazón no estaba preparado para ello, es porque hay ciertas áreas de tu vida necesitan ser sanadas antes de conocer a tu príncipe azul o a tu princesa de los sueños.
Créeme que cuando ese momento llegue esa persona rebasara TODAS tus expectativas, será más amorosa de lo que te imaginaste, será una mujer o un hombre que estará dispuesto a ir hasta el fin del mundo contigo, que siempre te respaldara y nunca te juzgara, no verá en ti lo malo porque sus ojos de amor por ti lo harán ver como una oportunidad más para ayudarse el uno al otro, serán una pareja perfecta, todo lo que soñaste se cumplirá en esa persona, porque Dios así lo quiso y porque Dios así lo tiene agendado.
Mientras tanto dedícate al Señor, alábalo, adóralo, sírvele todo lo que puedas, como bien lo dice la Palabra del Señor: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmos 37:4), “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).
Ya no llores mas, ya no te desesperes mas, ya no te menosprecies, porque la voluntad de Dios no es esa, Dios quiere verte sonreír, el quiere sanar las heridas que tus decisiones provocaron, el quiere restaurar tu vida y hacerte ver que El ya tenía todo preparado para darte en el MOMENTO PERFECTO a esa persona especial con la que compartirás el resto de tu vida.

NO TE PREOCUPES, TU MOMENTO LLEGARÁ

Autor: Enrique Monterroza
Escrito para www.enriquemonterroza.com

_____________________________________

Lo Importante y lo Urgente

En la vida de todo cristiano llega un momento en que todos somos enfrentados con una realidad y esta es que debemos aceptar y ver las cosas como Dios las ve y no como nosotros las vemos o queremos ver. Hay una diferencia enorme entre la percepción que tenemos los seres humanos acerca de muchas cosas y la percepción que tiene Dios de lo mismo.

(Isaías 55:8) Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice el SEÑOR.

– ¿Por que es que les digo esto? –

Hay  creyentes que en su proceso de maduración se están desanimando y están perdiendo la fe en la eficacia de la palabra de Dios. Ya no oran por que creen que sus oraciones no son escuchadas, ya no asisten a la iglesia por que no le ven sentido reunirse con gente de un mismo sentir, ya no encomiendan sus hijos, su matrimonio, su hogar, sus padres etc. a Dios por que no ven razón para hacerlo y esto esta pasando por que se han acostumbrado a ver a Dios como una herramienta, como un medio de alcanzar objetivos, como a un Santa Claus al que se le pide algo y este esta obligado a darlo y no le están dando el respeto ni la honra de Creador y Padre.

Antes de continuar quisiera que leyeran este pasaje del evangelio según San Lucas capitulo 5 versos del 17 al 26:

17 Y un día que El estaba enseñando, había allí sentados algunos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y Judea, y de Jerusalén; y el poder del Señor estaba con El para sanar. 18 Y he aquí, unos hombres trajeron en una camilla a un hombre que estaba paralítico; y trataban de meterlo y ponerlo delante de Jesús. 19 Y no hallando cómo introducirlo debido a la multitud, subieron a la azotea y lo bajaron con la camilla a través del techo, poniéndolo en medio, delante de Jesús. 20 Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. 21 Entonces los escribas y fariseos comenzaron a discurrir, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? 22 Conociendo Jesús sus pensamientos, respondió y les dijo: ¿Por qué discurrís en vuestros corazones? 23 ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y anda”?24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. 25 Y al instante se levantó delante de ellos, tomó la camilla en que había estado acostado, y se fue a su casa glorificando a Dios. 26 Y el asombro se apoderó de todos y glorificaban a Dios; y se llenaron de temor, diciendo: Hoy hemos visto cosas extraordinarias.

Este pasaje tiene 3 puntos claves que quiero enfatizar:

El primer punto es la fe. Si ustedes ven en este pasaje la fe no es simplemente creer algo, estos individuos creían firmemente que Jesús podía sanar a este paralitico, pero sabían que para que esto sucediera el paralitico debía estar delante de Jesús y por esta fe trabajaron arduamente al punto de bajar al paralitico desde un techo con el fin de alcanzar su milagro y lo lograron!. Así que la fe no es solo pedir, pedir y pedir y quedarse sentado esperando a que se cumpla… NO! La fe es creer en aquello que aun no ves como si ya estuviera hecho, pedir a Dios por dirección y ACTUAR. Un problema de matrimonio por más fe no se resuelve con solo creer que se va a resolver sino hay comunicación, si no hay perdón y si no hay compromiso, la fe es algo dinámico y esta siempre en movimiento es por eso que el cristiano que no ora, que no asiste a su iglesia, que no lee la biblia, que no le habla a otros de Dios no puede decir que es una persona de fe, pues la fe es algo que constantemente se manifiesta.

El segundo punto es ver las cosas como Dios las ve. Si usted leyó detenidamente este pasaje se abra dado cuenta de que el milagro que esperaban los hombres ver era la sanidad del paralitico, fue por eso que trabajaron arduamente y sin embargo Jesús al ver la fe de ellos lo que dijo fue: ”Tus pecados te son perdonados”.  ¿A cuantos de nosotros nos ha pasado lo mismo? ¿Cuantas veces hemos pedido y trabajado por algo y las cosas no han salido como las pedimos? Sin embargo lo que no entendemos es que Dios es un Dios de orden y sus pensamientos van más allá de nuestro entendimiento, pues si bien es cierto Jesús sabía la necesidad física que tenía este hombre paralitico, también sabía la necesidad espiritual de este hombre y Jesús era consciente que este hombre moriría algún día y ese cuerpo paralitico ya no le sería un problema pero también sabía que el alma de este hombre es inmortal y si esta alma no tenía un encuentro con Dios ni el perdón de sus pecados antes de su muerte estaría condenado por toda la eternidad. Para Jesús la condición física de este hombre era importante, pero su condición espiritual era urgente. Es ahí donde nosotros debemos aprender a pedir y a actuar con sabiduría, debemos de aprender a ver las cosas con la lógica de Dios y no con la nuestra, debemos madurar y no resentirnos ni desanimarnos cuando las cosas no salen y entender que Dios esta en control de todo aun cuando vemos que las cosas se ponen peor, cuando aprendamos a hacer esto nuestra percepción de la vida cambiara radicalmente y veremos milagros en nuestras vidas.

El tercer punto es continuar a pesar de. En este mismo pasaje vemos que estos hombres tenían una fe inamovible sin embargo tropezaron con una dificultad enorme pues había una gran multitud frente a Jesús y no había forma de atravesarla y llegar hasta él. Sin embargo esto no los detuvo, pues en vez de desanimarse y desistir de su trabajo idearon subir al hombre a un techo!!! Observen que gente más decidida a obtener el milagro que querían ver y no se dieron por vencido, imagínese como podría uno subir a una persona discapacitada a un techo y luego bajarla, ¿Cuantas personas se necesitarían? ¿Cuantas cuerdas? ¿Cuanta fuerza? ¿Cuanto ingenio? ¿Cuanto valor? ….Sin embargo a pesar de los obstáculos ellos continuaron y alcanzaron su meta, esto es fe. La fe es muy bonito hablar de ella y predicarla y cantar sobre ella, pero otra cosa es vivirla y trabajarla. Mi amigo(a) yo le insto a que deje ese temor, esa indecisión, ese desanimo y se levante y se ponga a trabajar en ese milagro que usted quiere ver hoy mismo. Pídale a Dios en oración por dirección y luche por su milagro.

Al final del pasaje Jesús cumplió las expectativas de los hombres y recompenso su esfuerzo dándole sanidad al paralitico como ellos lo esperaban pero antes le dio una lección a todos de como es que funcionan las cosas en la lógica de Dios, cual es su orden, su tiempo y sobre todo que es importante y que es urgente.

Dios les bendiga,

Su hermano y amigo en Cristo

Juan Carlos Sancho

___________________________________________

Lo que debes saber

Los doctores, consejeros y amigos llegan hasta donde su capacidad humana les permite ayudar, fuera de eso estas solo con tu problema, más déjame decirte que DIOS LLEGA DONDE ES NECESARIO LLEGAR, SIN LIMITE DE PROFUNDIDAD; Y SI PUEDES CREER, DIOS HARA LA OBRA, PUES TODO ES POSIBLE PARA AQUEL QUE CREE. Lee Marcos 9:23
Hermano(a) en esta página cuando hablamos de sanidad basada en la fe no estamos hablando de una sugestión mediocre y repetitiva que te hará sentir bien por un rato y luego volverá, lo cual muchos creen que es la fe, y no son más que altas expectativas de una información equivocada.
NOSOTROS HABLAMOS DE UNA SANIDAD LEGITIMA Y DURADERA, DE UNA PAZ QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, DE UNA SANIDAD INTERNA QUE NO HAY MEDICO QUE PUEDA DAR, NI PASTILLA PUEDA OFRECER, HABLO DE UNA SANIDAD EN TU VIDA PARA SIEMPRE.
Como te lo dijimos antes las condiciones psicológicas e internas muchas veces vienen a raíz de condiciones externas en tu vida, es ahí en lo interno donde tienes que trabajar pues lo externo muchas veces no depende de nosotros, ni tu ni nosotros podemos controlar nuestro entorno, pero si lo que pasa en nuestra alma y mente y es exactamente ahí donde Dios trabaja: en tu alma, en tu corazón, en tus pensamientos, en tus sentimientos transformando tu vida y tu ser en una persona positiva, alegre, con fuerza y llena de bendición donde a pesar de los problemas y las dificultades la depresión no existe más.
Es nuestro propósito hacerte saber esta verdad, esa verdad oculta por el miedo, por la desesperación, por el mundo que prefiere tenerte atado y no libre, esa verdad muchisimas personas alrededor del mundo hemos encontrado en Cristo Jesús.
Dios te ofrece esa libertad, Dios quiere tratar contigo y tu condición, aquí no te estamos hablando de una religión, ni un dogma, solo queremos que sepas que TU SANIDAD está disponible por medio de nuestro Señor Jesucristo y él te la quiere dar si puedes creer. Si aun no le conoces, si aun no sabes de las maravillas que Dios puede hacer con tu vida contáctanos hoy, nos gustaría ayudarte.

___________________________________

No evite sus problemas, prepárese para enfrentarlos


Amigo(a) quizás usted se ha estado sintiendo tan consumido(a) en sus preocupaciones y conflictos personales que parecen no tener remedio inmediato o en un futuro cercano y usted ya no sabe qué hacer. Es probable que usted se vea a sí mismo(a) como una persona buena, quizás es creyente en Dios y es probable que ayude a su prójimo regularmente, pero a pesar de ser usted así las cosas no le salen bien y su situación se le complica tanto a menudo que simplemente no comprende cual es la posición de Dios en todo esto.
Es probable que siendo usted regularmente una persona positiva y fuerte ahora este luchando contra ataques de depresión y angustia, incluso a buscado a sus amigos y familiares más cercanos para ver si estos le pueden ayudar o apoyar en su situación, solo para darse cuenta que cuando los problemas llegan son muy pocos los que tienen el tiempo o el deseo de escuchar sus problemas sobre todo si se tratan de dinero o situaciones familiares complejas. Toda esta situación que acabo de describir es hipotética, pero es un caso muy común que quizás a usted o a alguien conocido le haya pasado.
Algunos se preguntan ¿Cómo puede ser que una persona puede ir de ser un ‘cristiano que todo lo tiene bajo control’ a una persona que siente que todo lo ha perdido?, ¿Es acaso esto posible? Lamentablemente si, y esto sucede en la vida real mi amigo(a). Todos hemos experimentado alguna vez en nuestro andar con Dios alguna situación que en nuestro egoísmo e ignorancia creemos no merecer y nos vemos confrontados con lo que decimos que creemos, situaciones en las que nuestra fe deja de ser una frase bonita de domingo y es puesta a prueba, situaciones difíciles como una perdida familiar, un divorcio, una crisis económica o una enfermedad seria son olas tan grandes en esta vida que algunas veces derrumban hasta los hombres y mujeres más fuertes y aquella persona que se miraba una vez tan fuerte en la fe y estable en su convicción, ahora es una persona sumamente confundida y débil en sus convicciones.
¿Qué salió mal? ¿Qué pasó? ¿Donde está Dios?, son tantas las preguntas que vienen a la mente en momentos de crisis y regularmente lo primero que se nos ocurre como seres humanos en especial a los cristianos es juzgar, usualmente tendemos a creer que aquella persona hizo algo malo para estar así, juzgamos que quizás no ora lo suficiente, que quizás no tiene fe, o que no asiste a la iglesia regularmente, no diezma, no ayuna etc., y es por eso que estas calamidades le han sobrevenido, pero la realidad es que esto es un error, pues gente muy entregada a Dios pasa este tipo de dificultades también y nada tienen que ver sus obras.
Debemos aprender a diferenciar hechos  y verdades y uno de estos, sumamente importante es que los problemas y las situaciones adversas como enfermedades, escases económica, perdidas familiares, etc. son parte de nuestra experiencia humana,  esto es un hecho y el que las padezcamos no es incompatible con la palabra de Dios, esto es una verdad. A Dios hay que creerle por quien Él es y no por lo que nos pueda dar, hay una tendencia a creer que si Dios no actúa a nuestro favor de la manera en que queremos, no es merecedor de nuestra fe y devoción hacia Él, y es esto es un error.

Lucas 17:1 Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos;

Juan 16:33, Jesús dijo, “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

1 Pedro 4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese

1 Pedro 1:7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo

Mi amigo(a) Dios no falla, ni nada le sorprende, a Dios no se le puede tomar por sorpresa pues en su eterna sabiduría las estrellas, los planetas, el sol, la luna y todo cuanto existe se mueve a una perfección inimaginable, así que, ¿Qué tan difícil puede ser tu situación para Dios si la comparas con estas cosas? Él está en control de todo, ahí en el momento de tu angustia aun cuando no lo ves el está actuando moviendo cosas, situaciones, pensamientos, decisiones etc. Así que todo tiene su propósito en Él, solo debes confiar y aceptar sus decisiones, pues Él no actúa con motivaciones extrañas, por más difícil que se vean las situaciones con Dios todo es para bien.

Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Así que en vez de preocuparse o ir en busca de alguien que le compadezca, y dar lastima use la fuente que usted conoce que nunca fallará: Dios.
Hay que entender la importancia de prepararse mental y espiritualmente para los problemas y ataques a nuestras vidas y dejar de huir o quejarnos tanto por qué esto no es opcional ya que donde exista un ser humano ahí habrá un situación complicada, una enfermedad o un conflicto tarde o temprano, sea o no sea Cristiano. Sin embargo Dios nos ha dado la habilidad de tratar con las tormentas de la vida al confiar en Jesús, si bien es cierto a los hijos de Dios no se nos ha prometido una vida sin problemas, si se nos ha prometido una vida de paz y de victoria y esta victoria es nuestra fe.

1 Juan 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

La fe en Dios hace cosas extraordinarias mi amigo(a) pero más allá de sanar enfermos y de resucitar muertos hay algo mucho más impresionante que una señal y es que la fe causa una paz fuera de lo común en medio de la tormenta, es esa certeza de que todo estará bien en medio de la aflicción, es la alegría en medio de la enfermedad, es el poder de sentirse amado(a) y tranquilo(a) en medio de una situación que parece imposible, y Dios recompensa esto y lo estima en gran manera.
Mi amigo(a) a nosotros lo que nos siega es nuestra condición humana y nuestro miedo a morir muchas veces, pero el Señor en su eterna sabiduría ni siquiera nuestra muerte física es algo que le altera pues en su palabra dice:

Salmos 116:15 Estimada es a los ojos de Dios La muerte de sus santos.

Esto no quiere decir que Dios quiere que muramos o que Él no sea capaz de curar nuestras enfermedades, sino que lo que quiere decir es que si es su santa voluntad, incluso nuestra muerte es para bien pues Él nos quiere allá con Él para que disfrutemos de su presencia, sin embargo esto a nosotros los humanos nos cuesta entenderlo mucho más cuando se trata de un ser querido.
Al igual que Job en la Biblia, vendrán épocas en que los desafíos nos golpearan por todos lados y en ese momento de angustia y de dolor lo que menos hacemos es recurrir a Dios, sino que con ira nos volvemos a hacer lo incorrecto, pero mi amigo(a) tenga la certeza que la Palabra de Dios es la solución a cualquier problema. Cuando usted permita qué sus decisiones sean basadas en la Palabra de Dios, usted abre la puerta para qué Dios entre y cambie la situación a su alrededor, sea lo que sea.
Job era un hombre que había enfrentado algunas situaciones terribles. Sus hijos fueron muertos, su ganado fue destruido y el fue herido con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza. Job había perdido todo y fue tentado a maldecir a Dios y morir porque su estado era lamentable. Pero Job no lo hizo. Más bien, el aunque paso una época quejándose y haciendo preguntas, nunca dejo a Dios. Y como resultado, Dios restauro todo lo que había perdido. Si bien es cierto la situación de Job es un caso extremo, el principio es el mismo, en vez de echarle la culpa a Dios por nuestra situación, dejemos de lamentarnos y buscar lastima y tomemos conciencia de nuestra acciones parándonos firmes en la fe confiando en que Dios resolverá en su tiempo lo que haya que resolver.
Así que ¿Que harás cuando las tormentas de la vida te golpeen? ¿Te pondrás abrumado en medio de la prueba, obsesionado por tratar de arreglar cada problema? ¿O pasaras ese examen de fidelidad y clamaras a Dios primero? No hay desafió demasiado grande que Él no pueda resolver, Él puede hacer que todo trabaje a su favor cuando usted ora y le busca. Lo que usted encuentra difícil, Dios lo puede hacer fácil, así que no se fije en su alrededor, no trate de buscarle explicación a las cosas, más bien trate de resolverlas confiando en que sea lo que sea que Dios resuelva es lo mejor.
Amigo(a) usted debe estar dispuesto a hacerse a un lado y dejar trabajar a Dios para que así Él pueda hacer los cambios necesarios en su vida, muchas veces nuestra falta de respuesta es que nos inmiscuimos en lo que Dios desea hacer y traemos más problemas a nuestras vidas que soluciones. Eso significa el dejar de preocuparse, quejarse y tratar de arreglar las cosas en nuestra propia habilidad. Cuando usted se preocupa, impide que las promesas de Dios puedan obrar en su vida. En lugar, medite en las Sagradas Escrituras, busque entendimiento y crea lo que Dios hará por usted. Todo lo que necesita para sobrevivir las tormentas de la vida está en su Biblia; recurra a ella cuando más la necesite.
No se olvide que Dios está siempre cerca, no algunas veces, sino que siempre. Sepa que no hay manera rápida para cada obstáculo que usted enfrente en su vida, pero si es creyente en Dios, tiene todo lo que necesita para enfrentar esos tiempos difíciles. Ore a Dios y Él responderá. Él ha prometido que nunca le dejara o le abandonara.

Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Su amigo y hermano en Cristo,
Juan Carlos Sancho

______________________________________________________

Siempre hay una salida

En medio de este mundo de malas noticias siempre habrá una buena noticia y esta es que hay una salida para cada situación negativa que usted y yo enfrentemos en la vida. Existe alguien que le puede ayudar sin límite de tiempo o poder sin importar lo que usted enfrenta, pues para Él no hay nada imposible. Usted sabe de quien hablo pues Él es el camino para escapar en tiempos de desesperación, de fracaso y oscuridad. Así es ¡Ese camino es Jesucristo!

Jesús es su Gran Escape de la esclavitud, la enfermedad y el apuro financiero así que amigo(a) por favor no corra más, deje de intentarlo solo(a) descanse y deje sus cargas a Dios pues con Él es más fácil si usted permite que Él tome el control de su vida. Él es el camino para que usted pueda esquivar las trampas del enemigo y disfrutar de una vida victoriosa. Al confiar en Él y Su Palabra en cada problema o situación adversa en su vida, usted pasará cada situación con excelencia y escalará al próximo nivel de éxito en su vida, con más confianza y seguridad.

Para los que se preguntan si Jesús es realmente el único camino para alcanzar no solo la vida eterna sino el éxito en la vida y superar los fracasos de este mundo, mire lo que dice:

Juan 14:6 “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Esta escritura, muy conocida por todos y siendo una declaración que a primera vista suena simple, es una de las revelaciones más importantes de las escrituras pues revela mucho acerca del papel de Jesús en su vida.

¡Primero, Jesús dice que Él es el camino! No uno de tantos como enseñan muchos hoy en día, sino que se llama a si mismo EL CAMINO, quitando toda posibilidad de que exista otra forma de ir a Dios más que a través de Él. Esta verdad usted también la puede aplicar a su vida observando las áreas donde usted necesita ayuda. ¡Si usted está enfrentando situaciones económicas difíciles y necesita libertad económica, Jesús es el camino! Si usted necesita sanidad en su cuerpo físico, Él es el camino para recibir sanidad. Si usted le está creyendo a Dios para que una situación imposible a los ojos humanos se resuelva, Él es su gran respuesta a esa situación. Todo lo que usted tiene que hacer es confiar que Su Palabra es verdadera. Créalo en su corazón, métase en oración y declare lo que cree.

Hebreos 11:6 “Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que es galardonador de los que le buscan”

Jesús se describe a sí mismo también como la Verdad. En Juan 8:32 la biblia nos dice: “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” Jesús es esa verdad que tanto buscamos en tiempos de confusión donde todo parece irreal y relativo, Él es quien da claridad a nuestras situaciones y a nuestras vidas, Él es la verdad absoluta, Él es el Verbo de Dios (Juan 1) Él es quien quita la venda de nuestros ojos y a través de quien podemos ver las virtudes y grandezas del amor de Dios. Él es esa verdad que no solo nos libera de la esclavitud del pecado al revelarnos quien es Jesús y el propósito de su sacrificio en la cruz por este mundo sino que esa misma Verdad nos da la certeza de saber que también Él es fiel a sus promesas y que cualquier situación que estemos pasando esta en sus manos.

Jesús es la Vida según su propia declaración. Él tiene potestad sobre la vida y la muerte según la biblia (Apocalipsis 1:18), Él es quien tiene el poder no solo de resucitar muertos sino que tiene el poder de resucitar cualquiera situación muerta en su vida, sean finanzas, relaciones matrimoniales o lo que sea por lo que este pasando Él tiene la llave para dar vida a aquella situación que todos dan por muerta. Jesús es la vida eterna que viene a morar en usted cuando usted le acepta en su corazón. Es la vida que le salva de la separación eterna de Dios y de la autoridad del reino de las tinieblas.

Finalmente, Jesús es su puerta al Padre Celestial. Esto es muy importante amigo(a) y debe tomarse muy en serio pues sin Él, no hay acceso. En la actualidad hay muchas corrientes religiosas distorsionando esta verdad dando a entender que tanto Dios, el cielo o la vida eterna pueden ser alcanzados por otros medios y no solo por Jesús, con buenas obras o incluso otros alegan que no existe Dios o tal cosa llamada cielo y que cuando la persona muere todo termina o peor aun que existe la reencarnación y que volvemos a este mundo a perfeccionarnos constantemente. A la verdad todo esto suena muy interesante y talvez cómodo para muchos que necesitan ocultar y justificar su situación espiritual esperando a no ser juzgados por sus acciones, pero la realidad es otra y si usted amigo(a) no toma su eternidad en serio el resultado puede ser mortal espiritualmente hablando, pues tanto el cielo como el infierno son lugares reales, sitios donde el ser espiritual habitará por toda la eternidad ya sea sufriendo o viviendo en la presencia de Dios y la decisión es suya.

Por eso es tan importante que usted reciba a Jesús como su Señor y Salvador, si usted se pregunta el porqué de esto vaya aquí donde le explicaremos más a fondo esta verdad.

La Palabra dice que cuando usted ora al Padre, en el nombre de Jesús, sus oraciones son contestadas (Juan 16:23). Hechos 17:28 dice que en Él vivimos, y nos movemos y somos. Jesús es el puente al amor del Padre y cuando usted se conecta con Él, usted tiene acceso a cada bendición prometida en Su Palabra.

No permita que la voz del enemigo opaque la verdad de la Palabra de Dios con mentiras, temores y pensamientos adversos. Las cosas pueden parecer poco prometedoras en la actualidad, pero tenga la seguridad de que su esperanza y confianza están en Jesús y Él es su gran escape y su salida. Aun si usted no está experimentando tiempos difíciles ahora, manténgase firme y en paz cuando vengan las tormentas de la vida, pues sepa que usted siempre tiene un escape. Usted puede continuar experimentando la victoria al saber que Jesús siempre será su salida, que usted nunca está sin esperanza y que por más mala que se vea la situación nunca estará acorralado pues Él esta en control de todo.

2 Corintios 4:8-10 “que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;”

Todo lo que usted tiene que hacer es creer lo que Dios dice, así que desempolve esa Biblia que tiene por ahí guardada y crea lo que Dios promete para la vida de los que confían en Él.

Su amigo y hermano en Cristo

Juan Carlos Sancho

____________________________________

La oración eficaz


Existe una razón por la cual muchos en el pueblo de Dios hoy en día no están experimentando resultados en sus vidas espirituales y esta carencia de resultados en gran parte tiene que ver con la oración. Existe una realidad alarmante en el pueblo de Dios y es que hay un gran número de creyentes que ha descuidado esta práctica fundamental de la fe y algunos han distorsionado la eficacia y el propósito de ella.

Amigo(a) al contrario de muchas creencias religiosas y antiguas tradiciones, la oración no es una repetición incesante de palabras y frases, como si de una fórmula se tratara, ni tampoco se trata de negociar con Dios para que Él obre a nuestro favor. Debemos tener claro que ni la palabrería, ni el dinero ofrendado, ni las buenas obras, ni el mucho alardeo de espiritualidad, ni los despliegues emocionales de gritos y llantos mueven a Dios a nuestro favor.

La Oración es hablarle a Dios con el corazón, sin fingimiento, no por obligación o rutina, es hablar con nuestro Dios con fe, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, creyendo plenamente en nuestro corazón que Él está presente ahí donde le hablamos y que no solo entiende nuestras situaciones sino que atiende nuestras suplicas por el amor que nos tiene a usted y a mí. Va más allá de simplemente abrir la boca y decir palabras, es más que una simple comunicación.

La palabra de Dios nos enseña que El Señor está atento al clamor de su pueblo (ver Salmos 34:15), cuando usted y yo oramos de corazón, conforme a la voluntad del Señor podemos estar confiados que los resultados serán inevitables. (Ver Juan 14:13-14)

La oración nos debe dar tranquilidad y paz mental, pues creemos que por la fe lo que hemos pedido ha sido hecho. Amigo(a) no se puede orar con temor y duda en nuestros corazones, no podemos esperar oír de Dios si no tenemos plena certeza de lo que hemos pedido en oración. La palabra de Dios en el libro de Santiago nos alerta de que el que pida así (dudando) no puede esperar nada de Dios (Santiago 1:6-7).

Muchos a la verdad nos preguntamos en algún momento ¿Cómo es que debemos de orar entonces?, los discípulos de nuestro Señor Jesús le hicieron la misma pregunta y la Biblia nos enseña el muy conocido “Padre Nuestro” que Él les dejó durante su ministerio en la tierra, la cual es la oración base y guía de cómo está compuesta una oración eficaz. Esta maravillosa oración es una oración general y usted y yo basados en los principios que enseña esta oración podemos desarrollar nuestra comunicación con El Señor con oraciones de más profundidad y más intimidad, de acuerdo a nuestras necesidades.

Algo fundamental en la oración eficaz es conocer la palabra de Dios, ¿Por qué? talvez se preguntará.  Amigo(a) al conocer las promesas, los estatutos  y la voluntad de Dios para nuestras vidas a través de las escrituras, tenemos la base de conocimiento para saber que lo que pedimos está en alineamiento a la voluntad de Dios y por tanto recibiremos lo que pedimos. Quisiera ser más preciso en esto, lo que quiero decir es que  muchos de nosotros en algunas ocasiones hemos pedido ciertas cosas que no están en el propósito de Dios para nuestras vidas  y no que sean malas o equivocadas, pues pueden tener las intensiones más nobles y correctas del mundo, pero las pedimos a la manera en que a nosotros nos parece y conviene o  al tiempo nuestro y estas expectativas quizás no están alineadas a la forma en que El Señor trabaja según su palabra y al no recibir respuesta en estas situaciones entramos en resentimientos con Dios, en desánimos y frustraciones, pues pusimos nuestra expectativa en algo que simplemente no iba a ocurrir desde el principio, aunque teníamos la confianza de que si se haría, pero la realidad es que pedimos mal, sin conocimiento de cómo Dios opera en nuestras vidas.

Un ejemplo hipotético es el caso de un creyente que no tiene conocimiento bíblico sobre cómo funcionan las finanzas y como Dios opera en estas situaciones, más este creyente tiene una crisis económica y tiene una deuda a pagar hoy mismo, y en su entendimiento decide escribirle un cheque a su acreedor por la suma adeuda sabiendo de antemano que no tiene dinero en su cuenta para cubrir ese cheque , pero empieza a orarle a Dios “con fe” basado en su creencia de que todo lo que pida con fe le será hecho, para que cuando su acreedor llegue al banco este cheque milagrosamente tenga fondos. ¿Cuál cree usted que será el desenlace de esta situación? Lamentablemente hay un 99,9% de certeza de que este hermano saldrá desanimado y frustrado en esta ocasión pues tuvo una mala comprensión del uso de la oración y de cómo funciona El Señor.

Este ejemplo hipotético refleja que el pedir de esta manera no solo sería una mala comprensión y aplicación de las escrituras, sino que sería una imprudencia y una forma de probar a Dios, y esto está mal, pues una persona entendida en la palabra de Dios sabría que El Señor no opera de esta forma a nuestro antojo e imprudencia.

Ahora bien, creemos firmemente que Dios obra milagros y que incluso en situaciones especiales El Señor podría hacer una obra de esta magnitud en su soberanía, revelándole a la persona de antemano como proceder, más a lo que quiero ir es que la oración y la fe no son formulas o herramientas para obtener bienes materiales cuándo y cómo los queremos, Dios es el que tiene la iniciativa de bendecirnos desde el principio y es bajo su alineamiento y voluntad que las cosas suceden, es en este alineamiento en el que debemos de proceder en nuestras oraciones y así veremos resultados garantizados.

Escuché en una ocasión a un Pastor Norteamericano decir que “Cada fracaso en la vida es oración fracasada” y lo que quiso decir con esto fue que cada situación en la que se fracasó en la vida llámese matrimonio, hijos, negocios, etc.;  fue una situación en la que usted decidió actuar por su propia cuenta y NO encomendó en oración esa situación a Dios o quizás oró en la dirección equivocada y no en alineamiento ni en obediencia a la palabra de Dios con respecto a esa situación.

Por esto es de suma importancia que usted y yo nos sumerjamos en las escrituras de manera que no nos equivoquemos al pedir y aprendamos a sujetarnos a la línea de trabajo que El Señor tiene establecida y así podamos edificar nuestra vida con logros y éxitos en lo espiritual así como en lo material, haciendo un uso eficaz de la oración.

Dios le bendiga,

Su hermano y amigo en Cristo,

Juan Carlos Sancho

______________________________________

Hoy… Se Que El Señor Está Sembrando En Mi Un Jardín. “Y estos son los que están junto al camino donde se siembra la palabra, aquellos que en cuanto la oyen, al instante viene Satanás y se lleva la palabra que se ha sembrado en ellos. — Marcos 4:15

Aun cuando reconozcas un susurro del Señor y le permitas desarrollar raíces profundas en tu corazón, siempre debes recordar que hay otras plantas muy fuertes que están creciendo en ese mismo corazón.
Es como en tu jardín, hay semillas de malezas, increíblemente fuertes, compitiendo por la misma humedad y los mismos nutrientes que necesita el plantío del Señor.
Si esas otras palabras no son arrancadas de tu corazón, “ahogan la palabra” del Señor, secándola y dejándola “estéril”.
Cualquier jardinero sabe que si quieres plantar semillas de pasto en un nuevo terreno, más vale que fumigues la tierra y le añadas un producto que mate la maleza. De otra manera, sin importar cuántas semillas de pasto siembres, la maleza se aprovechará y se robará la humedad y el fertilizante para su provecho.
En este mundo quebrantado, la maleza tiene la ventaja.
En otras palabras, lo que tú y yo hagamos en respuesta a lo que el Señor nos dice, determina lo que esas palabras producen en nosotros.
Ya que la palabra del Señor a veces pareciera débil e insignificante para nosotros la mayoría de las veces o al parecer no se relaciona con la “gran” necesidad que enfrentamos, es fácil pasar por alto o ignorar sus instrucciones.
Si no tenemos cuidado de darle a Sus palabras el peso que merecen en nuestras vidas, esas palabras no tendrán el impacto que Dios proyectó que tuvieran en nuestra situación. Por otro lado, cuando verdaderamente le prestamos atención a Su susurro en nuestro corazón, y seguimos Su consejo, experimentaremos beneficios y avances tremendos.
Si valoramos las palabras de Dios, nos enriquecerán.
Si las cultivamos, harán que crezcamos.  Las palabras de Dios producen buenos frutos en nuestras vidas.
Es como un grano de mostaza, el cual, cuando se siembra en la tierra, aunque es más pequeño que todas las semillas que hay en la tierra… — Marcos 4:31
Pero no tienen raíz profunda en sí mismos, sino que sólo son temporales. Entonces, cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, enseguida tropiezan y caen. — Marcos 4:17
Hoy no quiero tropezar, porque se que el Señor a través de su palabra está plantando en mi un jardín. Quiero disfrutar de ese jardín dejando que la Palabra crezca en mi. Amén.
Dr. Daniel A. Brown.
Disfrute Tu Diario Vivir.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

EL PODER DEL PERDÓN

Mateo 6:14-15. “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Durante nuestra vida nos hemos enfrentado a situaciones donde hemos sido dañados, o nos han tratado mal, lo que ha afectado nuestro estado emocional, y muchas veces nuestro estado físico; ya sea por nuestro padres, hermanos, amigos, compañeros, etc.  incluso podría decirte que a futuro podríamos enfrentarnos a situaciones donde  alguien podría herirnos. Es aquí donde es necesario tomar una decisión: ¿perdono o no? Pero debemos estar conscientes que cualquier opción que tomemos tendrá sus consecuencias.

La falta de perdón puede transformarse en una prisión que nos encierra dentro de nuestro dolor, quitarnos el gozo y la libertad a la cual Cristo nos ha llamado, estorbar el desarrollo de los dones; perdonar nos hará experimentar gozo continuo, libertad y restauración del alma.

+Perdón= remisión de pena o deuda, indulgencia

+perdonar= excusar una deuda, ofensa, falta, delito

+remitir= aplazar, diferir, suspender

Cuando nos hemos sentido heridos o rechazados es una reacción natural en nosotros el construir una especie de coraza alrededor de nosotros para evitar que esa situación vuelva a repetirse, lo cual nos hace actuar de forma diferente y estar a la defensiva, y no dejamos que el Espíritu Santo sea quien nos dirija en nuestras acciones, incluso llegamos a malinterpretar situaciones donde sentimos que nos atacan pero que en realidad no está pasando nada; al final nos damos cuenta que esas murallas que construimos no dan resultado.

Debemos estar dispuestos a querer recibir ayuda de parte de Dios para poder perdonar a otros y estar deseosos de hacer las cosas a la manera de Dios, no a la nuestra.

Debemos transformarnos en hacedores de La Palabra (Sgo. 1:22), lo que implica ser obedientes y no actuar de acuerdo a nuestros sentimientos.

Podríamos decir: “pero yo no puedo, no me nace perdonar, ¿cómo puedo amar  a alguien así? Pero la Palabra dice:

Ro 5:5. “…; y la esperaza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, es de ponerlo en práctica, pidiéndole al Espíritu Santo que nos ayude: “Si nosotros hacemos lo que podemos, Dios hará lo que no podemos.”(Joyce Meyer)

El perdón es un regalo que se le da a aquellos que no lo merecen ni merecerán jamás. El poder del perdón es el único camino a la libertad. (Joyce Meyer)

Dios nos llama a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mt 22:39) y nuestro prójimo son todos no sólo nuestra familia, nuestros amigos.

1 Juan 4: 16 dice que “…Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”

1 Juan 1: 5-6. “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad.”

Tengamos cuidado, pues si no perdonamos andamos en las obras de las tinieblas, podríamos clasificarlo como un mal fruto.

Para muchos, Es difícil perdonar a alguien que nos haya ofendido  o herido, pero mientras tengamos amargura , resentimiento y falta de perdón hacia alguien, no será posible tener una buena salud emocional.

Leer Efesios 4: 31-32; 2 COR 2:10-11

Debemos perdonar rápidamente y revestirnos del carácter de Jesucristo (1 Pe 5:5, lo cual significa que debemos soportar, ser pacientes, no ofendernos con facilidad, ser lentos para enojarnos, rápidos para perdonar y llenos de misericordia.

Dios nos llama a misericordia con los demás, (habilidad de poder ver más allá del hecho, para descubrir la razón)

Cuando permitimos la falta de perdón  en nuestra vidas, nos llenamos de resentimiento y amargura, que es el resultado de muchas ofensas que no podemos olvidar, que repetimos una y otra vez dentro de nosotros hasta que crecen desproporcionadamente. Tengamos cuidado puede afectarnos en todas nuestras áreas y en nuestra relación con Dios.

Debemos tomar la determinación de obedecerle a Dios y dejar ir todas esas situaciones que nos dañaron con la ayuda del Espíritu Santo y caminar hacia esa libertad a la cual Dios nos ha llamado,

Mc 11:25. “Y cuando estéis orando, perdonad, y si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

“Unidad y estar firmes

+Unidad= -Cada una de las partes, secciones o grupos que integran un organismo.

-Calidad de las cosas entre cuyas partes hay coordinación.

-Calidad de la obra artística o literaria en que sólo hay un tema o pensamiento principal o central.

+Unión= asociación de personas con objeto de conseguir un fin común

+Unánime= conforme, que coinciden en la misma opinión o sentimiento.

+Unanimidad= conformidad entre varios pareceres.

+Unido= que se entienden bien.

Desde el principio de la creación podemos darnos cuenta que Dios, El Hijo y el Espíritu Santo son uno, que forman un equipo:

Gen 1:2. “…, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”

Gen 1:26. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;…..”

1 Jn 5:7. “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.”

Esto nos demuestra que forman un equipo perfecto.

Nosotros también debemos formar ese equipo (conjunto de personas que efectúan un mismo trabajo) y llegar a ser uno (en Él), como es el anhelo de Jesús: Juan 17:21. “…, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.”

Como parte de ese equipo que somos debemos buscar un fin común,

¿Cuál es en nuestro caso? (opiniones)

Cuando los apóstoles recibieron la promesa del Espíritu Santo, la Biblia menciona que ellos estaban juntos y Cristo les mando que no se fueran de Jerusalén y que esperaran esa promesa, luego de la ascensión, se menciona, que ellos perseveraban unánimes en oración y ruego; y para el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. (Hch 1: 4-5, 13-14; 2:1-4). Y en ese momento fueron llenos todos del Espíritu Santo.

Si nos vamos nuevamente a la definición de estar en unidad, encontramos que otro significado es coincidir en la misma opinión o sentimiento:

Filipenses 2:2. “…, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.”

Nos llama a amarnos los unos a los otros, volvemos a lo mismo a coincidir en un mismo sentimiento (otro ejemplo):

1Jn 4:11, leer desde el 10. “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.”

Dios nos ha llamado a ser y reconocer que somos parte de un cuerpo donde la cabeza es Cristo, y donde todos trabajan juntos:

1 Corintios 12:12. “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.”

Efesios 4:15-16. “…, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Dios asimismo, nos ha dado de su Espíritu para que permanezcamos en Él:

1 Jn 4:13. “En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.”

Dios nos ha llamado a abundar en amor, para así ser uno con Él:

1 Jn 4:15. “Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.”  Vers. 16: “Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”

Dios nos ha llamado a orar los unos por los otros, a levantarnos las manos si es necesario:

Filipenses 1:27-28. “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen,..…”

En este versículo podemos ver que el estar unánimes y firmes se complementan, si no somos constantes, perseverantes o no estamos en un mismo sentir, ¿cómo combatiremos juntos?

Entonces aquí vamos con el concepto de

+Firme= Estable, fuerte, entero, inconmovible, constante, que no se vuelve atrás; perseverante.

1 Cor. 10:12. “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

Debemos estar firmes, y que nuestra fe esté cimentada en Cristo Jesús, sabiendo que Él tiene el control de todo, la Biblia dice que por la fe estamos firmes: 2 Cor. 1:24. “No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes.”

La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve, y la fe viene por el oir la Palabra de Dios, entonces debemos hacer lo que Jesús nos enseñó en Mateo 7:24-27

1 Cor. 15:58. “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”


______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

“AMOR, CUIDADO  Y MARAVILLAS DE DIOS”

– El amor, cuidado y las maravillas de Dios se ha manifestado a nosotros desde el principio de la creación, en el capítulo 1 y 2 de Génesis podemos leer:

    • Creo la luz y la separó de las tinieblas
    • Cielos
    • Mar y tierra
    • Hierbas, árboles y frutos
    • Sol y la luna
    • Aves y seres del mar
    • Seres de la tierra
  • Hombre

Cuando ya todo estaba listo, Dios puso al hombre en el Edén:

Gen. 2:8, 15. “Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado.” “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara.”

Dios tuvo ese cuidado para el ser humano.

-Mostró su misericordia a Noé, permitiendo que él y su familia, junto con todos los animales en el arca, siguieran viviendo luego del diluvio:

Gen. 8:1. “Entonces se acordó Dios de Noé y de todos los animales y todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra y disminuyeron las aguas.”

-Otro ejemplo es cuando los israelitas salieron de Egipto, Dios iba delante de ellos, de día como una columna de nube, y de noche como una columna de fuego, para alumbrarles. Yo imagino que además de alumbrarles también les daba calor por lo frío del desierto por las noches:

Ex.13:20-22.”Partieron de Sucot y acamparon en Etam, a la entrada del desierto. Jehová iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche. Nunca se apartó del pueblo la columna de nube durante el día, ni la columna de fuego durante la noche.”

-Cuando ya habían acampado frente al Mar Rojo, los israelitas fueron alcanzados por el faraón y todo su ejército, en ese momento, todos tuvieron miedo y le reclamaron a Moisés por haberlos sacado de Egipto, pues creían que iban a morir en el desierto, pero una vez más Dios mostró su cuidado hacia ellos:

Éx. 14:19-22. “ El ángel de Dios, que iba delante del campamento de Israel, se apartó y se puso detrás de ellos; asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; para aquellos era una nube tenebrosa, pero a Israel lo alumbraba de noche; por eso, en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros. Moisés extendió su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirara por medio de un recio viento oriental que sopló toda aquella noche. Así se secó el mar y las aguas quedaron divididas. Entonces los hijos de Israel entraron en medio del mar, en seco, y las aguas eran como un muro a su derecha y a su izquierda.”

-Durante el período en el desierto Dios les proveyó del maná y carne:

Gen. 16:12. “———Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel. Háblales y diles: “Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan. Así sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios.” ”

-Además no permitió que su vestido y calzado se desgastara:

Nehemías 9:21. “Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies.”

-Jehová mostró su mano poderosa al entregar en manos de Israel a la ciudad de Jericó:

Josué 6:16. “Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad.”

-La victoria de David contra Goliat:

1 Sam 17: 45-47, 50: “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel……. Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano.”

-Mostró su poder ante el pueblo en el monte Carmelo, por medio de Elías, avergonzando a los profetas de Baal:

1 Reyes 18:25-40

-Luego, fortaleció a Elías cuando éste iba hacia Horeb, huyendo de Jezabel, con una torta cocida y agua, no permitiendo que este tuviera hambre. (1 Reyes 19:5-8)

-Restauró a Job aumentándole al doble todas las cosas: Job 42:12, 14,17

-Mostró su cuidado y poder cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron echados al horno de fuego, calentado siete veces más de lo acostumbrado, y el fuego no les causó daño alguno:

Dn 3:27: “Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey para mirar a estos hombres, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos y ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas, intactas, ni siquiera olor de fuego tenían.”

Lo cual sirvió de testimonio para que Nabucodonosor, declarara el poderío de Dios:

Dn 3:29 (parte final). “…; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste>>.”

-Libró a Daniel del foso de los leones:

Contar la historia:

    • Rey Darío, de Media,
    • Daniel, gobernador
    • sátrapas y gobernadores buscaban ocasión de acusar a Daniel y no lo hallaban
    • pidieron a Darío que aprobara un edicto en el cual mencionaba que nadie debía el espacio de 30 días hiciera petición a otro dios o rey que no fuera Darío
  • Daniel se arrodillaba tres veces al día para orar y dar gracias

Dn 6:22. “Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones para que no me hicieran daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo.”

-Gen. 8:20. “Luego edificó Noé un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció holocausto en el altar.”

-Ex. 15:1-21. Es un cántico de Moisés, María  y los hijos de Israel por el hecho tan maravilloso que Dios había hecho para librarlos de las manos del faraón.

-Cántico de alabanza de David: 1 Crónicas 16:8-12; 21-35

-Job alabó a Dios cuando había perdido todo, incluyendo a sus hijos:

Job 1:21. “…y dijo: <<Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. Jehová dio y Jehová quitó: ¡Bendito sea el nombre de Jehová!>>.”

-Job reconoció la grandeza y el poderío de Jehová:

Job 9:8-10, 19; 12:13

-En el libro de los Salmos y en Isaías, podemos encontrar innumerables cantos y expresiones de alabanza para nuestro Dios, declarando su grandeza, poderío, sus maravillas, hechos y prodigios, porque sólo Dios es digno de ser alabado:

    • Sal 9:1; 19:1; 24:1; 59:16; 65:6-13; 68:33-34; 72:18-19; 77:13-14; 86:10; 89:8;
  • Is 12:4-6; 25:1; 38:2040:26

****El más grande amor y cuidado que Dios mostró a la humanidad fue enviar a su único Hijo a morir por nosotros (Jn 3:16; Fil 2:611), y al Consolador para que estuviera con nosotros todos los días de nuestra vida, no hay forma de pagar tanto amor, pero sí podemos corresponder a ello.

-Nosotros fuimos creados para alabar a Dios (Isaías 43:21), para agradecerle por todo su favor a nuestras vidas, su cuidado y grandísimo amor, como dice en Romanos 12:1, debemos presentarnos a Él como sacrificios vivos (leer  versión lenguaje actual).  En Salmos  22: 3 nos dice que Dios es santo, y que habita entre las alabanzas de Israel, lo cual lo podemos traducir como su pueblo, que somos nosotros, nuestra obediencia es la mejor adoración que le podemos dar a nuestro Rey (1 Sam 15:22). Pidámosle que le podamos anhelar por lo que Él es, no por lo que nos da.  Que nuestra alabanza suba a Él como un olor fragante.

Y también como dice en Salmos 150:6: “¡Que todo lo que respira alabe al Señor!

GRACIAS SOFIA MEJIA!!!!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: