La gente lo puede volver loco

El acto de fe más grande que podamos realizar en nuestra vida entera es entregar a Dios toda la gente en nuestra vida. Entregarlos, ayudarles pero no tomar sobre si un sentido falso de responsabilidad y pensar que su trabajo es ser el salvador del mundo, ya tenemos un salvador.

 Yo crecí en una atmosfera donde fui forzada a tomar responsabilidad que no debía haber tenido como niña. Si quería un anillo o si quería un vestido de graduación, tuve que trabajar para obtener esas cosas y a cualquier niño se le debe proveer algunas cosas así, que si, yo tenía comida, casa; pero tenía que ser responsable por muchas cosas, incluyendo ser hecha responsable por lo que estaba sucediendo como víctima de abuso y gran parte de mi vida lleve un sentido de responsabilidad falso, tuve que aprender y volver a aprender de vez en cuando a no hacerme responsable por cosas que otra gente debería tomar responsabilidad pero que no lo hace.

 Y me imagino que hay personas aquí que tienen ese problema. Gente queremos controlar gente y quieren controlarnos, queremos cambiarlos y ellos a nosotros; no podemos vivir sin ellos y no sabemos vivir con ellos.

 Veamos la regla número uno si me voy a llevar bien con otros. Debo entender que no es de Dios tratar de controlar a otros y no es mi trabajo. Siempre tratar de que ellos tomen decisiones correctas si, la gente tiene un derecho de escoger y Dios protegerá ese derecho de irse al infierno si es lo que quiere.

Dios no controla, él no lo hace, la biblia dice que él guía y dirige, el Espíritu Santo es un caballero, es representado por una paloma ¿por qué? porque es manso, él no manipula, no impone fuerza, sino que dirige, guía, él da dirección, él hace sugerencias, pero él nos deja a nosotros total libertad de hacer lo que queremos hacer.  Y necesitamos seguir es patrón al tratar con otros, está bien decir a alguien lo que es correcto pero no podemos obligarles a hacerlo. No pueden controlar gente no  pueden obligarles a hacer lo correcto, ni que le traten bien ni que haga lo que usted quiere, ore por ellos, entrégueselo a Dios y continúe con sus asuntos.

 Y pienso como cuando nuestros hijos eran pequeños y los criábamos y eran adolescentes, parece ser que tienen múltiples oportunidades para corregirles y los padres tienen dificultad con la mayoría de las actitudes de ellos porque miran a uno medio raro y cuando los corregía les decía y decía y decía y decía y decía y decía y decía y luego tiraba la puerta donde estaban me iba a la cocina y tomaba café, me enojaba y volvía y decía, decía, decía, decía y decía, y nunca me escuchaban, no sé porque no me escuchaban; bueno si se porque, era como un disco rayado. Y mi hijo cuando creció me dijo de todas las cosas que tu hiciste que yo detestaba más que nada era esa, porque papá venia y decía, esto es lo que hiciste, es incorrecto y este es tu castigo y se iba del cuarto, en cambio tu nos decías, y decías, y decías, y decías y él dijo era como que tratabas de hacernos querer hacer lo que era correcto.

Y usted no puede obligar a nadie a hacer lo correcto, solo puedes decirle lo correcto y las consecuencias si no lo hace, y después es como Dios dijo “Os he puesto delante vida o muerte escojan por cual ir” Yo pienso que para algunos hoy va a haber victoria.

 ¿Piensan algunos que la gente lo vuelve loco? Si no cambia la forma como trata eso, aún no ha visto nada. Regla número dos, no es mi trabajo cambiarles es el de Dios. ¿Qué se supone que haga? Que ore y deje que Dios haga la obra. Sé que han oído mis historias de como trate de cambiar a Dave, a mis hijos, y yo quería que cambiaran y yo traba de convencerlos a ello para que cambiaran y luego si no cambiaban yo me enojaba y no les hablaba esperando que cambiaran. Le damos un discurso a la gente y si no funciona le damos un discurso silencioso. He cierto, si no vas a hacer lo que te dije no te voy a hablar. Y no le hablaba a mi esposo por dos, tres días y así hacíamos esos por años,  años.  Dave jugaba golf y yo no quería que jugara ¿sabe qué? 35 años después Dave todavía juega golf, Dave veía deportes por televisión todo el tiempo y yo no quería que lo hiciera ¿sabe qué? él todavía ve deportes en televisión ¿qué hice? me compre un televisor y 35 años después y yo lo amo más que antes pero he madurado y he crecido, ahora le sugiero y le digo ¿por qué no vas a jugar golf? Porque quiero estar sola, quiero tener quietud y paz y quiero el control remoto y si él no está, yo lo tengo. ¿Saben por qué los hombres quieren el control remoto? Porque es mejor que no tener control y es todo lo que tienen. Y usted sabe cómo es eso, les apuesto que sus esposos las vuelven locas así. Dave no se queda quieto, él ve tres cosas a la vez, cada vez que viene un anuncio comercial va a otro canal y si estoy interesada en lo que estoy viendo tengo miedo que no voy a ver el final de lo que está pasando y yo digo regrésalo regrésalo, lo hare en un minuto, regrésalo, aún no está ahí, si esta regrésalo. He cierto ¿habrá alguien más que sea testigo? ¿Qué pasa con ellos? Son hombres. Yo no hago eso.

 Mire ayer enviamos a uno de los hombres que ayudan cuando viajamos. Larry es un siervo fiel de Dios que hace lo que deba ser hecho, esas personas son tan valiosas. Así que envié a Larry a traer una bolsa de frezas enteras congeladas sin azúcar y le dije a mi hija explícale a él en detalle porque es un hombre; queremos fresas enteras congeladas sin azúcar, no quiero que venga con una caja de fresas enlatadas y con azúcar. Así que le dimos los detalles, media hora después llama a mi hija y le dice, dicen que ellos no tienen fresas que no tengan azúcar y él dijo la señora que es mi jefa me mando a comprar fresas sin azúcar y aquí en algún lugar en esta tienda deben tenerlas.

Supimos que estaba en el departamento de productos agrícolas no congelados. Era obvio que trataba de comprar algo que no tenían en ese departamento y lo mandamos a la sección de cosas congeladas y después de media hora llamó y dijo que no se dio cuenta que yo dije no azúcar añadido entonces él estaba leyendo atrás de la caja y toda la fruta tiene azúcar y decía azúcar nueve gramos y decía no, tiene que ser fresas sin azúcar, yo me reí tanto que termine con un dolor de estómago y cuando el pobre hombre regresó, dijo, preferiría pelear con cinco hombres grandes que tener que ir a la tienda a comprarle algo. Les dije debemos realmente divertirnos y mandar a comprar a Larry tres cosas extrañas que sabemos que no existen. Hay que divertirse cuando se puede.

 Pero saben cómo somos todos, es algo que es muy simple para usted, a veces uno no entiende porque la otra persona no puede entender. Y debemos ser muy cuidadosos de no tomar esta actitud y que anda mal con usted. Todos somos diferentes. Los hombres ven las cosas diferentes a las mujeres. El hombre es lógico, la mujer emocional, el hombre dice, “te amo, traigo a casa mi sueldo”, y la mujer dice: “pero quiero sentir que me amas”.

 ¿Por qué usted trata y trata de cambiar a la gente y no cambia? Haga una de dos cosas, tiene dos opciones, escoja una, puede volverse loco y en el proceso hacer que ellos no lo soporten más, lo cual finalmente pasará; porque nadie quiere que otro lo ponga en la rueda del alfarero todo el tiempo o puede aprender a confiar en Dios, ora, actúe como que cree que la oración funciona; pienso que cuando oramos se supone que no nos preocupemos ¿verdad? Puede poner todo su cuidado en Dios y él se encargara de todo.

Solo hay dos opciones aquí. ¿Qué pasa cuando usted ora por alguien y generalmente empeoran? Y el diablo viene y miente, dice eso no funciona, mejor haz esto, haz lo otro, debes hacer algo. ¿Por qué la gente actúa peor cuando uno ora? Porque cuando ora Dios empieza a tratar con ellos y cuando Dios empieza a tratar con la gente actúan peor antes de actuar mejor. Si ora por alguien y actúa peor, regocíjese, diga ¡funciona! ¿Pero es difícil recordarlo verdad? Porque viene el temor a nosotros que van a empeorar y empeorar y nos involucramos y eso detiene el proceso de Dios.

 Si solo aprendiéramos a mantenernos sin tocar cosas, póngalo en el altar y no lo toque más y no venga mañana a llevárselo, confíe en Dios.

 Si la relación en que esta es la que quiere o necesita entonces va a tener que aprender a adaptarse y a ajustarse. Si es una relación que provee beneficios para usted, debe preguntarse ¿vale más el beneficio que la irritación? Y a veces tiene que mirar a alguien y decir -sabes te necesito en mi vida, yo te quiero en mi vida, están estas cosas que haces que realmente necesito, amo y aprecio pero hay cuatro cosas que haces que realmente me irritan. ¿Sabes qué? Si tengo que soportar eso para tener esto, puedo ajustarme y manejar eso.

 Dave no puede tomar a cualquier y hacer de ellos todo los que ustedes quieren que sean. No hay trabajo perfecto, jefe perfecto, pastor perfecto, cónyuge perfecto, ni amigo perfecto. Y no es mi intención que eso suene negativo pero creo que es un hecho, no creo que haya nadie con quien tenga relación que en un momento u otro no le desanimara.

Y hablamos de eso antes, esperamos cosas irreales de la gente, que siempre nos entiendan, que siempre nos apoyen, que suplan la necesidad nuestra que nos consuelen, que nunca cuenten nuestros secretos y así sucesivamente, y nos damos cuenta que son gente y tenemos dificultad manejando eso porque esperamos que sean algo más que eso. Y realmente pienso que nos ayudaría si dijéramos, sé que voy a entrar en una relación con esta persona y que en un momento u otro me va a desilusionar u herir, pero creo que los beneficios serán mayores que la irritación.

Y le digo que más necesitan hacer y yo los necesito todos. Necesito pensar sobre las cosas buenas en las relaciones personales y no lo malo; hablen sobre las cosas buenas y no solo lo que le irrita.

 Si va a hablar sobre alguien con quien tiene amistad cuando esta con otro amigo hable de las cosas buenas, lo que aprecia, lo que ama, lo que admira, no hable de lo que le irrita y como dije, he pasado un poquito por algo y necesita aprender esto, y practicarlo, y si no lo necesita, yo sí.

 En Romanos 12:21 hay una maravillosa escritura, dice “que vencemos el mal con el bien” y Dios me mostró que podemos aplicar eso a las relaciones personales; cada persona tiene bien y mal; tiene cosas buenas y cosas malas; pero si nos concentramos en lo bueno, sembramos la semilla que Dios necesita para obrar en su ida y vencer lo malo, pero si aumentamos lo malo continuamos haciendo los problemas peores y peores en vez de mejor. Y si tiene relación con alguien y algo que hace le vuelve loco, pero hace dos cosas que ama y aprecia empiece a magnificar esas y hable de eso, dígale que aprecia eso y creo que en lugar de molestarles por lo que hacen mal, si le dice frecuentemente lo que hacen bien y que le agrada serán motivados a tratar de vencer las cosas que saben que a usted no le gusta, porque usted se lo ha dicho cien veces.

Si tiene amistad con alguien hay cosas sobre ellos que a usted no le gustan, tiene la tendencia de decírselo, le dices: “mira, esto me molesta, debes dejar de hacer aquello”. Somos más rápidos para decirle a la gente lo que no nos gusta que decirle con palabra lo que nos gusta. Y es posible si se examina que ha pasado un largo tiempo desde que usted edificó y animó a esa persona, tal vez usted no magnifica las cosas que le gusta pero si magnifica lo que no le gusta.

Por ejemplo mi esposo, Dave ya ha cambiado, pero una de las cosas que a mí me molestaba, era que era demasiado pasivo, él estaba muy satisfecho, era algo que perturbaba. ¿Cuántos saben de lo que hablo? Él decía todo está bien, veremos, gloria a Dios. Y un día yo le dije quisiera que tu fueras más agresivo y no tan pasivo y que tengas más arranque, me dijo escucha, mejor es que estés feliz que soy como soy porque si no fuera así no estarías haciendo lo que haces, y yo pensé: sabes que es cierto.

Le pedimos a Dios que ponga en nuestra vida lo que necesitamos y él nos lo da, pero pensamos que necesitamos otra cosa. Siempre queremos cambiarlos o queremos intercambiarlos y obtener otro. Y quien sea que usted consiga le van a faltar piezas. Piensan que el pasto es más verde al otro lado, pero se darán cuenta que hay que cortarlo, sacar la maleza.

Empiece a magnificar lo bueno y creo que esa persona será motivada a querer tratar de cambiar las cosas que a usted le molestan, que usted no necesita decirle otra vez porque y se lo dijo muchas veces, no sea un regañón. Y esto es algo que pienso que todos necesitan. Quizás esté tratando de tener una relación que nunca va a funcionar para usted y no quiero que suena brusco, pero todos somos diferentes partes del cuerpo y la nariz y la axila no van juntas.

Por Joyce Meyer

~ por blogzonacristiana en mayo 27, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: