No desesperes, tu vida está en sus manos

En momento de desesperación Dios envía una persona, una palabra, una respuesta que nos saca adelante y nos levanta.

“Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango.

Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó”. Salmo 40:2

La palabra de Dios esta llena de mensajes e historias que nos inspiran la fe y nos muestran el gran amor de Dios.  La fe en el amor de Dios es el centro de la biblia, la misión de la venida de Cristo es esta: “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” y también dijo: “Tened fe en Dios”. A menudo desesperamos por situaciones de la vida, una infidelidad, frustración, un hijo rebelde, deudas, soledad, tristeza, una enfermedad, heridas emocionales, etc. Pero hoy Dios te dice: “No desesperes, tu vida esta en mis manos”. Esta es una palabra de consuelo si estás pasando por situaciones difíciles y no sabes que hacer con tu vida; tal vez tus sueños están frustrados, tus ilusiones se han destrozado por las circunstancias que te han tocado vivir. Pero Dios te mira de cerca, el te sacará de esta situación, no quedarás en el pozo de la desesperación. Pronto te acordarás de esta palabra y tu corazón dirá: “Gracias Señor por que me libraste, me prosperaste, me sanaste y todo esta mucho mejor”. Él es quién te da fuerzas cuando no tienes ninguna, el que te afirma cuando te sientes débil, el es quién envía esas personas que te ayudan y levantan. Él te da fortaleza en medio de los problemas, porque “todo lo puedes en Cristo que te fortalece”.

 

Que hacer en medio de la desesperación

Haz lo siguiente, comienza hoy a adorar a Dios, usa la música que te inspira, abre tu boca y di las palabras que están en tu corazón. Él te estará escuchando y quitará tus cargas, ansiedades, llevará tus tristezas, te llenará de fuerza y de poder.

 

Habla con el Señor como a un amigo

Abre un canal de oración con el corazón, pregúntale con sinceridad todo lo que quieras, confiésale, dialoga. Él pondrá cosas especiales en tu corazón, y pensamientos de paz en tu mente.

 

Desecha la culpa

Que una persona prospere o no económicamente, no tiene nada que ver con haber echo cosas malas o buenas en todos los casos. Muchas de las personas más ricas del mundo, jamás en su vida pisaron una iglesia, y tampoco aceptaron a Jesús como su salvador. La prosperidad de Dios va más allá de dinero. Algunos ven riqueza económica y lo confunden con bendición de Dios. La bendición de Dios es (además de poder adquirir bienes en abundancia y no tener ninguna deuda) paz, salud, gozo, felicidad y su favor en toda situación, es un “combo” completo lleno de cosas buenas, no de solo dinero.

 

“El que confía en sus riquezas caerá; Mas los justos reverdecerán como ramas”. Proverbios 11:28

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19

Muchas veces hay pensamientos religiosos que te meten culpa. “No estás bendecido porque hiciste esto o aquello” a veces, son personas que te inculcan esa forma de pensar, donde todo es juicio y condenación de Dios. Eso te estanca porque te hace creer que no eres digno de hacer nada para ser bendecido, y por lo tanto tus acciones y expectativas quedan inertes. La sangre de Cristo es eficaz para limpiarnos de todo pecado y el Espíritu Santo de Dios es quién nos fortalece para poder mantenernos en obediencia. Esto te habilita para vivir en bendición, en tener paz mental, salud y prosperidad en todas las cosas. Las riquezas materiales también deben llegar a nuestras manos, porque Dios quiere que personas llenas del Espíritu Santo, buenas y justas, sean las que manejen las riquezas con justicia y rectitud para que muchos sean bendecidos.

 

“El que amasa riquezas mediante la usura las acumula para el que se compadece de los pobres”. Proverbios 28:8

 

Declara la palabra de Dios

Llena tu boca de declaraciones de fe y no de derrota. Di lo que va a suceder contigo, no importa la situación, ni lo que sientas, dilo igual, dilo tantas veces como te sea posible en voz alta. Estudia y declara versículos referentes a tu situación especial. Escucha mensajes de fe y pide oración por tu problema.

 

Haz esta oración por sabiduría.

Una de las cosas en las que fallamos es en la falta de sabiduría para decidir. Pide a Dios sabiduría, una revelación y una claridad de lo que debes hacer. La biblia dice que Dios produce el “querer como el hacer”, Él te hará entender el camino que debes andar y te conectará con los conocimientos y la gente correcta para que alcances tu bendición.

 

Toma acción con esa sabiduría especial

Una vez que recibas lucidez y claridad sobre lo que tienes que hacer con tu problema, debes tomar acción inmediata, no esperes tanto. No dejes que las cosas “pasen solas” haz algo constantemente. Todo logro positivo es el resultado de una acción.

 

Oración para salir de la desesperación:

“Señor declaro que he sido por gracia perdonado por la sangre de Cristo. Soy digno de recibir toda bendición para salir de todo problema. Renuncio a la culpa religiosa. Declaro que tendré la sabiduría divina para solucionar todo problema con tu gracia. Te pido fuerzas para seguir adelante accionando en toda decisión que desatará resultados sorprendentes, en el nombre de Jesús ¡Amén!”

 

Por Esteban Correa

~ por blogzonacristiana en septiembre 9, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: