¡TU RECOMPENSA SERÁ EL DOBLE!

José, vivió muchas injusticias, sus hermanos estaban tan celosos de él que lo lanzaron en un pozo y lo dejaron allí para morir (Génesis 37:23-24). Así es como José fue vendido como esclavo en Egipto y llegó a ser criado de un funcionario de gobierno; después fue a la cárcel por un delito que no cometió (Génesis 39), sin embargo, Dios vio todas esas injusticias y le compensó todos esos años porque José jamás dejó de confiar en Dios, nunca dejó de creer en los sueños que Dios le había dado, siempre se mantuvo lleno de esperanza, positivo; a pesar de que fue esclavo, se negó a tener una mentalidad de esclavo.

José mantuvo la actitud correcta, por eso mismo Dios lo recompensó, lo llevó a algo mucho mejor de lo que tenía antes, llegó al honor de ser primer ministro de todo Egipto, el segundo del Faraón, todo lo que José vivió, Dios lo encaminó a bien.

¡Dios lleva el registro de toda tu vida, Él sabe si alguien te ha maltratado o hecho mal! No te sientes a llorar, no te auto compadezcas todo el tiempo por lo que has vivido, no te quedes allí, todo sucede por un propósito divino.

Deja que la esperanza llene tu corazón, Zacarías 9:12 declara: “Vuelvan a su fortaleza, cautivos de la esperanza, pues hoy mismo les hago saber que les devolveré el doble”.

Dios te promete que te dará dos veces lo que tenías antes. Lo que te ha sucedido, nunca será en vano, te vendrá recompensa.

En tus momentos de desaliento y dificultad, en lugar de deprimirte, recurre a tu fortaleza, vuélvete a tu fortaleza que es Dios; y permite ser capturada y llena de esperanza; piensa esperanza y habla esperanza; en Dios eres una cautiva de la esperanza.

No vivas meditando en tus fracasos, en tu enojo, en tus resentimientos, sustituye todo eso por esperanza ¡No magnifiques tus problemas, magnifica a Dios! Cuanto más grande haces a Dios, más pequeños se hacen tus problemas, y eso trae más fe a tu corazón.

Si quieres ver cómo Dios restaura todo lo que el enemigo de las almas te ha robado, mantente llena de esperanza.

Cuídate que tu esperanza sea genuina y sólida, no hables negativamente con queja y duda. La verdadera esperanza es una actitud constantemente positiva, es saber que sin importar lo que está pasando ahora, las cosas van a cambiar para bien. La verdadera esperanza es un trampolín para que tu fe levante vuelo y te aferres realmente a las promesas de Dios.

Satanás no podrá derrotarte si te niegas a dejar de confiar en Dios. José se rehusó a dejar de esperar, nunca dejó de soñar y Dios lo recompensó el doble. La esperanza es poderosa, abre las puertas para que lo imposible se haga posible.

Coopera con Dios, estando esperanzada y llena de fe y ¡Todo será posible! No vivas más llorando lo perdido ¡Levántate! y recupera lo que te pertenece. Aunque estés golpeada en tu salud, en tus finanzas, en tu matrimonio, etc. Si vives llena de esperanza, Dios te restaurará como a José y terminarás siendo el doble de saludable, el doble de próspera, el doble de bendecida, porque Dios hará que el enemigo pague el doble por haber causado tal adversidad en tu vida.

Conviértete en una cautiva de la esperanza y recibirás una doble bendición ¡DIOS PROMETE QUE TE RESTAURARÁ EL DOBLE DE LO QUE HAYAS PERDIDO!

    Vuelvan a su fortaleza, cautivos de la esperanza, pues hoy mismo les hago saber que les devolveré el doble (Zacarías 9:12, NVI)

Con amor,

Rvda. Dra. Margarita de Preza

Pastora

 

~ por blogzonacristiana en julio 25, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: